29/2/08

White milk

Nos enseñaron que los seres vivos nacen, crecen, se reproducen y mueren. A veces pienso que nuestro verdadero combustible, presente en todas estas funciones menos en la que, por faltar, se falta, no es el agua precisamente.

Recordaba que su padre le contaba cosas como que su abuelo le echaba whisky en el vaso para que se durmiera del tirón. Su padre se lo contaba con nostalgia, como si creyera que, en el fondo, aquella mezcla blancuzca no era sino una forma de instrucción, una estrategia de acostumbramiento. Él siempre pensó que lo hacía por joder, y que su padre era tan ingenuo que no se daba cuenta. De pequeño el matón de la clase siempre le robaba sus batidos, hasta que un día se pasó toda la clase de matemáticas vomitando sin motivo aparente. Eso también lo recordaba. Fue la última vez. Las carreras con sus amigos a ver quién terminaba antes la merienda, el gracioso bigote de Mary cuando depositaba el vaso vacío en la mesa, los camiones cisterna y aquel libro de enigmas infantiles. Todos los lunes, el milkman dejaba en la puerta las nuevas botellas, y era como si todo empezara de nuevo.

12 comentarios:

Harianna dijo...

No soy amante dela leche. Ademas son cosas de americanos...

Kane dijo...

Yo no concibo un desayuno tradicional sin leche. Y la merienda, tampoco.

Hmm... un batido de chocolate... qué ganas. Ya tengo merienda decidida.

lunari dijo...

Tomo casi un litro de leche por día, me encanta!
Debe ser porque soy americana (pero del sur).

Octavio dijo...

Hasta ahora nadie ha hablado de la importancia de la leche en la reproducción...

Alas al viento dijo...

Me encanta le leche. Y el truco de los batidos. A los matones alguien tiene que enseñarles que hay cosas que no se hacen.

Zurda dijo...

Siempre había algún matón que te robaba el batido :(

Menos mal que el tiempo pone a cada cual en su lugar xD

ardid dijo...

La leche, fundamental para el organismo.
Y ya recordando, los batidos de puleva para las excursiones! jaja ¡Míticos! --> Al menos en mi colegio...
Aunque es verdad que en exceso no es buena...se pueden formar cálculos. Aunque ya se sabe, nada es exceso lo es...¿nO?

Un besote

Juan Antonio, el.profe dijo...

Yo aún recuerdo la lechera que pasaba todos los días por el bar que regentaba mi abuelo en el pueblo, cómo nos dejaba dos cántaras de leche recién ordeñada, cómo sabía, qué diferencia...

Anna dijo...

Jamás tomo leche...me sienta fatal!!!!

nenita dijo...

Hmmm... me han entrado ganas de un vasito de leche! Y me acordé de la película León el profesional =)

Besitos

Anokha dijo...

Got milk?

Por cierto, que no he entendido la relación entre América y la leche. ¿Sería alguien tan amable de explicármelo?

claradriel dijo...

Mmmmmmm, adoro la leche, pero la de verdad.


Ahora solo bebo soja, porque ya no es lo mismo que cuando aún me servía mi abuela los vasos con la nata encima, con la leche aún tibia.