16/4/10

Los amantes

- Póngame al día.
- Matthew Johnson, varón, veintinueve años. Fue hallado hace tres años aproximadamente, moribundo y ensangrentado, junto al cuerpo de su acompañante. Revestía daños de extrema gravedad, fue trasladado a nuestro centro. Entró en urgencias con paro cardíaco debido a la pérdida de sangre. Fue reanimado durante doce minutos hasta que ingresó en un estado de coma del que no había despertado... hasta esta mañana.


El doctor Larsson escuchó con atención el discurso de la estudiante. Otros dos jóvenes becarios, además del adjunto de la UVI y el jefe de personal del hospital observaban, quizá por primera vez en sus vidas, cómo un paciente que había estado al borde de la exanguinación recuperaba la conciencia poco a poco. Llegó al hospital antes que la mitad de los ocupantes de esa sala.

Tres años antes

- ¿Sigue sin cobertura?
- Ya sabes que sí.
- Te dije que no era una buena idea.
- ¿Qué querías que hiciera? Hemos de llegar a tiempo a casa de tus padres. No sé por qué se empeñaron en celebrar su aniversario en la casa de madera.
- De llegar a tiempo olvídate, es evidente que nos hemos perdido.
- Querrás decir que me he perdido.
- Bueno, eso. Debiste dejarme preguntar a aquel viejo.


Matthew habría contestado, pero su atención se concentró en el sonido ahogado que provenía del motor de su coche. Elizabeth también lo notó, aunque tampoco tuvo tiempo de protestar. El coche se paró instantes después.

- Lo que nos faltaba – dijo Matthew, con su habitual pesimismo.
- ¿Qué hacemos ahora? Estamos en mitad de ninguna parte.
- Tú quédate en el coche y no salgas para nada. Yo iré a buscar ayuda.


Eso, ayuda. Ayuda de quién, se preguntaron ambos, pero ninguno dijo nada. Elizabeth se quedó en el coche, encendió su linterna y trató de concentrarse en algo distinto a la oscuridad abierta del parabrisas. Matthew observó una casa antigua de aspecto lúgubre, escondida entre la niebla, en lo alto de la colina más cercana. No tenía nada que perder.

La casa aparentaba haber estado vacía al menos un par de siglos. El olor del aire viciado, el reflejo de la luna en las telarañas, el crujido de la madera bajo sus pies, tal vez todo ello, infundieron en Matthew una extraña sensación. Tuvo la impresión de que alguien le soplaba tenuemente en la nuca. De haber podido elegir, habría ignorado dicho acontecimiento, pero Matthew sólo era un pobre mortal, sin derecho a elegir sus propios miedos.

Decidido a salir cuanto antes de allí, pero impelido por un estúpido sentimiento de aventura, Matthew comenzó a subir una ancestral escalera, que se le hacía más escarpada peldaño a peldaño. Por fin, ayudado por su fuerza de voluntad, dejó tras de sí el último escalón, y arrodillado fue testigo de una visión escalofriante. Sintió en ese momento que su alma dejaba su cuerpo, como si hubiera luchado una batalla interior y la hubiese perdido. Se vio a sí mismo, moribundo y ensangrentado, como una oscura pesadilla. Quería gritar, pero sus palabras morían en sus cuerdas vocales.

Se sintió herido por dentro, y decidió ir a ayudar a su otro yo, para descubrir que había sido reemplazado por una Elizabeth demacrada. Intercambiaron una mirada fulminante, que pareció ser la última voluntad de Elizabeth, puesto que expiró inmediatamente. Matthew, entonces, creyó ver un cuervo del más intenso ébano posarse sobre el inerte cuerpo de su amada. Y eso fue lo último que vio, antes de perder la conciencia.

En la actualidad

Matthew se encontraba relajado. Su cuerpo se hallaba en armonía con la eternidad, su alma estaba aliviada. No quería salir de ese estado, pero no era su decisión. Despertó.

Vio que había gente a su alrededor. Buscó con la mirada a Elizabeth, deseando que todo hubiera sido una pesadilla, pero no la halló entre las seis personas que se hallaban con él en aquella habitación de hospital. Rompió a llorar bajo sus sorprendidas miradas, se alzó de la cama sin importarle que sus músculos, que teóricamente deberían habérselo impedido, llevaran tres años en un estado relajado. En aquel momento las leyes físicas se plegaron ante la voluntad de aquel hombre desesperado, que gritaba el nombre de su amada mientras corría hacia la capilla del hospital.

La encontró como si siempre hubiera sabido dónde estaba. Ignoró a los familiares de los enfermos que rezaban por sus seres queridos. Se dirigió directamente al Cristo de madera que colgaba de la pared, un Cristo que le devolvía la mirada sin ocultar sus lágrimas escarlata, mientras transformaba su rostro en el de la Elizabeth de aquel día fatídico. Desesperado y enloquecido, abrió como pudo el sagrario y sacó el cáliz, con el que arremetió contra el Cristo en cuya cara se dibujaba una sonrisa burlona a pesar del sufrimiento trazado en sus heridas. Matthew solo hizo una pregunta.

- ¿POR QUÉ ME LA HAS ARREBATADO?

Y voló. Con una sonrisa de satisfacción, atravesó los cristales de la ventana más próxima, desplegó sus brazos al viento y planeó hasta el suelo como si de un ave se tratase. Estrelló su frente contra el asfalto, destrozando su cráneo, su cuello, y el resto de los huesos de su cuerpo. Quedó con la cabeza girada hacia la izquierda, y vio un cuervo que parecía contrariado por haberse manchado con la sangre del suicida.

********************

- ¿Recuerda a aquel paciente, Matthew Johnson?
- ¿Cómo olvidarlo? Tres años en coma y se despierta para saltar por una ventana. La vida es injusta con sus propios milagros.
- Me estaba preguntando... ¿cómo entró aquí? Quiero decir, ¿qué causó sus heridas? Llegó casi desangrado, ¿me equivoco?
- No, no lo hace. Desde el principio fue un caso muy extraño. Lo encontraron en una vieja casa, en las afueras, junto a la otra chica. Ambos presentaban múltiples heridas punzantes por todo el cuerpo.
- ¿Punzantes? ¿No eran laceraciones?
- No, no lo eran, estoy seguro de ello. Fue como si... cómo decirlo... ¿Ha visto alguna vez
Los Pájaros, de Hitchcock?

********************

Por fin el ánima de Matthew ha dejado de vagar y se halla junto a su dueño, en un mausoleo propiedad de la familia de Elizabeth, donde reposan los cuerpos de los amantes. Dicen que un cuervo vela por la quietud del lugar y, en ocasiones, se le oye graznar en un tono más bien atormentado.

15/05/2005

52 comentarios:

DANYGIRL dijo...

Ponle banda sonora...te recomiendo Linda Perry...Know me out (es del cuervo 2), escúchala que va muy bien con tu historia!!

Un besote!!!

DANYGIRL dijo...

Eyyy...he sido primera...increible!!! Por cierto tú programas tus entradas o madrugas demasiao??

Ayla dijo...

Qué manía la de meterse en casas que no conoces y, sobre todo... de subir las malditas escaleras...
Qué angustia me has metido entre pecho y espalda a primera hora de la mañana...
(Me ha recordado mucho a la estética del Cuervo)
Besotes.

Martha dijo...

Buaah! Estupendo relato, X! Me ha encantado!! Me has mantendo inmersa en él durante toda la lectura...Me ha atrapado, y eso es lo que me gusta que pase cuando leo algo! ^^

Por cierto, la frase: "La vida es injusta con sus propios milagros", simplemente genial.

1 besazo!

Mónica dijo...

felicidadesssss!!!!!!!! un gran relatoo!!!!
un besazo enormeee!!

Cleo dijo...

Que bueno....me ha encantado....

Mil besos guapo

Marta dijo...

Jodeeeeerrrr, qué bonito....

Besacos

Marta

♥ Ana ♥ dijo...

Es verdad, como te han dicho me lo imaginaba así como Sin City o El cuervo. ¡Genial!

Pio dijo...

Siempre pisando fuerte!!XDD
Menuda historia de buena mañana, tétrica y misteriosa, me ha recordado como al resto a la peli del Cuervo.
Besets

BET dijo...

Que bueno tu relato, atrapa desde el comienzo, tu si que sabes !

Besos !

Simplemente Beuka dijo...

Creo que es el mejor que he leido...cada dia te haces mas grande. Besos

maba dijo...

qué mal cuerpo!!!

pobres! qué mal rollo de cuervo..y, sobre todo.. por qué alguien se mete en una casa abandonada?? es que no aprendemos nada de las películas??


otra cosa más, no sé si ya te pregunté pero hace un tiempo publicaste un post de un chico que se metía en unas catacumbas con gente que no conocía y acababa "continuará".. vale.. si hubo la continuación, me la perdí... o no la hay y nos engañaste???

besos

Uma dijo...

fijate que yo había pensado que iba a ser cosa de vampiros!
pero hay algunas cosas algo irreales...¿que pinta el jefe de personal en el despertar del coma en una uvi? jeje...de todo el relato es lo mas irreal...jeje
besos

Chocolat Soul dijo...

Al principio pensé que era el relato habitual de una pelicula de miedo, chico y chica en el coche... bla bla bla... pero verlo desde diferentes puntos de vista, el acto del protagonista y demás, la sacan de ese estilo tan trillado.. Muy buen relato, y siempre con tu incognita particular y ese final semi abierto... :)

Sandra dijo...

Me he quedado congestionada... de las pocas vces q me impresiona un relato.

Como conclusion saco que nuestra alma y nuestro cuerpo siempre irán unidos, puede que el alma a veces se vaya una temporadita de parrandeo por su cuenta, pero antes o despues vuelve a uno.

La pelicula de los pájaros me da mucho yuyu, no puedo verla :S

Besos.

Yyrkoon dijo...

¿Nadie le ve una gigantesca (sin exagerar) similitud con "el cuervo" EL DE POE, NO LA PELI?

Lala dijo...

Pues yo al principio pensé en vampiros también, pero ya veo que tu giro se sale de lo típico!
Está genial, me encanta leer relatos :D
Eso sí, por qué es siempre el chico el explorador y no es la chica la que sale a pegarse los sustos mientras el maromo se queda acojonao en el coche???
Igual ella tiene más recursos, pero como siempre la dejáis ahíiiiiiiiiiii, jajajaja!

Muy bueno, me ha encantado leerlo
;)


Un beso


Lala

Hierbabuena glass dijo...

Me gusta tu estilo, X. Nunca decepcionas. ;)

LA YOLI dijo...

Me ha encantado. No entiendo cómo se puede escribir así, de verdad, es fantástico.

Besos

Susana dijo...

Cada vez te superas, X! Fantástico relato... me ha tenido en vela y enganchada de principio a fin.

Chicago. dijo...

Hostia. Ahora bien, ¿ésto es real? Dios que fuerte. Yo desde luego si alguna vez tengo que morir de locura espero tirarme por el puente de Bailén, éso sí sin causar daños colaterales.

Mientras tanto seguiré pensando en ser un fracaso de forense ya que la medicina me come el pie.

¡Londres, Londres! Voy a ir este verano otra vez :)
Como P, que siempre va cuatro veces al año. Jaja

Arien dijo...

A parte de tus historias enganchan, creas frases geniales.
Si es que los pájaros no son de fíar, solo hay que mirar esos ojos pequeños que tienen, siempre maquinando, siempre tramando algo..
Un beso :)

Lana dijo...

genial, completamente genial! no tengo más palabras...
esperando el próximo!
bss X

La chica de las historias dijo...

Estupendo relato, me dejas :O
gracias por avisarme lo del link, me equivoqué de dirección jaja

Simone B dijo...

Estoy releyendo ahoramismo The Lovely Bones y algunos de los pasajes que has escrito me han recordado al libro, (con sus distancias en la temática de la historia claro)...quizá por sentir la pérdida de tu protagonista, o porque ahora mismo he dejado la lectura cuando dos de los personajes están en una casa abandonada...

S. dijo...

Nunca nunca me quedaría en el coche...
Es una historia excelente.

Olivia dijo...

Muy buen relato X, impresionante la reacción del comatoso, no? me sigue quedando la intriga de lo que pasó realmente....

Besos!

Alas dijo...

Muy bueno el relato pero no te inventes palabras... XD

Bss

X dijo...

Como muchos habéis coincidido, acepto que la película El cuervo se parezca a mi relato, aunque me parece más probable que, como apunta Yyrkoon, se parezca más al relato del mismo nombre de Edgar Allan Poe. En cualquier caso hablo a ciegas, puesto que ni he visto la película (¿soy el único? xD) ni leído el relato de Poe, pero sí sé que lo escribí por y para un amiga a quien le gustaba bastante el escritor estadounidense.

En cualquier caso el relato ya tiene casi cinco años (insisto: cómo pasa el tiempo) y ahora no me siento particularmente orgulloso de él, pero ayer recordé que estaba por alguna parte, creo que hace el mismo tiempo que no lo leía.


maba, digamos más bien que no ha habido continuación, pero la habrá, aunque no sé cuándo. :-)

Alas, he revisado el texto y no veo ninguna. xD


Muchas gracias a todos.

ALEX B. dijo...

Trnaquilo, yo tampoco he visto la peli.
Nunca entebderé porque en estos casos se separan....simpre pasa algo....malo.
Besos X
(uy perdón) Besos,X

enrojecerse dijo...

yo tampoco he visto la peli.
solo me pregunto: ¿por qué coño todos salen del coche a buscar a alguien?

alma máter dijo...

Buff.. qué yu-yu... pero me ha parecido genial!.. ya de por si me muero si tengo que entrar en esa casa...
¿Los Pájaros?? qué escalofrío... Esa película, y mira que es antigua, siempre me ha dado pavor!!

Yo tampoco he visto El Cuervo, así que no puedo comparar.

Quizá te hayas superado con los años, pero ¡¡siéntete orgulloso, hombre!! a mi me ha parecido un gran relato.

Un beso!

Mirna dijo...

Para qué vivir sin una causa... Estando tan bien en la imaginación.
Mirna

Kompleks INC dijo...

qué lúgubre... =S

Nalda dijo...

Siempre me han caído mal los cuervos. Y ahora lo corroboro.

La historia, de diez.

Un besazo

* Raquel * dijo...

No sé por qué no ha de gustarte. A mí no me cabe duda de que es un texto que tiene todos tus ingredientes... (me cansaré alguna vez de decirlo?): sorprende, intriga, engancha.

Cada día estoy más segura de que estoy ante un maestro tejedor de palabras :)

Coraline dijo...

que historia tan escalofriante, no se porque los protagonistas de esas historias siempre se meten donde no les llaman!

besitos ^^

maba dijo...

tampoco he visto el cuervo.. si es un consuelo de algo ;)

que no hay continuación???? jajaja.. qué capullo!!!!! jajajaja.. espero que la haya!!

Claire dijo...

¡¡que relato más escalofriante!! mira que a mí eso de perderme por la noche con el coche por lugares deshabitados siempre me ha dado muchísimo miedo pero yo no tendría el espíritu aventurero de tu protagonista, que yo en una casa vacía y tenebrosa no entro... pasaría la noche en el coche hasta que llegara alguien...
Un final triste y romántico a la vez; Sobrevivir solo para él no es un milagro...
Me ha encantado.
Besos.

LA VANE dijo...

Es flipante. Me ha gustado mucho. Eso es todo o hay mas? Lo digo porque si hay mas me gustaria leerlo.

Ana dijo...

Pues a mi se me ha quedado un cuerpo malísimo oye... jaja!!

Enhorabuena!

CAÓTICA dijo...

Me encanta, con éste si que si, te pongo a mi laíto para no perderme ni uno más.

saludos

Yyrkoon dijo...

AARRGGHH, sacrílego, no se debería permitir vivir a nadie que escriba sin haber leido el cuervo, cien míseros versos de posesía pura...

Ilústrate anda, lo vale bien:

http://ungatonegrollego.blogspot.com/2009/01/el-cuervo.html


Y para los incondicionales de los Simpson que les haya gustado aquí dejo la versión Homeriana:

http://www.youtube.com/watch?v=AW4uZ3K9HIk&feature=related

No me déis las gracias...

+Anaiis (: dijo...

increible, solo eso! :D
un beso!

Jauroles dijo...

Ei genial! Superenvolvente todo el relato. Se agradece leerte!

Saludos.

Sophie dijo...

Que buen relato!
Hacia un poquito que no me pasaba por aca, y este me atrapo hasta leerlo hasta el punto final.
Muy bueno!
Un besito. :)

barbaria dijo...

Inquietante, estremecedor...¿para cuando la novela, X?

Moisés dijo...

Muy buena :)

No me esperaba que se tirase por la ventana.

Girl From Lebanon dijo...

Ya estás tardando en ver El Cuervo...

me ha encantado el relato...es lúgubre...

buen finde...

Bss!!!

Sandra dijo...

Feliz finde rey moro.

ele* dijo...

que escalofríante! un caso raro el de Matthew...tres años en muerte cerebral y luego despertarse...
interesante;)r

Su dijo...

Menuda historia! me ha gustado mucho ;)