3/6/09

Sabueso


Esta imagen es, como bien imagináis, una captura de Google Earth. Lo que veis es un tramo del antiguo cauce del río Túria (convertido en un gran jardín a partir de los años 80), concretamente la parte más oriental, donde comienza el primer edificio -Palau de les Arts- de la cacareada Ciutat de les Arts i les Ciències. Cerca de la orilla sur del cauce vivo yo, e inmediatamente después de la orilla norte (en la rotonda que se adivina en la esquina superior derecha del mapa) viven los niños a los que doy clase.

Como siempre he sido partidario de escoger el camino más corto (no nos pongamos metafóricos) para llegar de A a B, mi ruta pasa por atravesar el cauce buscando siempre la línea más recta posible entre origen y destino. Una trayectoria más estándar, por así decir, contemplaría cruzar el río por alguno de los dos puentes cercanos o, en caso de bajar al cauce, utilizar los caminos de cemento y subir de nuevo lo antes posible. Esa sería la línea roja. La morada es el recorrido que hago tres tardes a la semana.

Si lo anterior es relevante es porque, cerca del comienzo, donde está la estrella naranja, encontré un bolso que no habría encontrado (y, de hecho, nadie encontró) de haber ido por el camino normal. Esa primera zona verde, por cierto vallada hasta hace bien poco, consiste en unos veinte metros de árboles bajos y arbustos, por supuesto sin embaldosar, supongo que el sitio perfecto para pararse a registrar un bolso robado, y también el camino más rápido para llegar a mi destino. Confieso que en ese pequeño tramo ya he visto casi de todo: bolsas de todo tipo, botellas de cerveza, envases de comida, un tanga, y el jueves pasado, por fin, un bolso.

Y me quedé unos segundos dudando si pasar de largo o registrarlo, seguro en cualquier caso de que no iba a hallar cartera alguna. Al final decidí detenerme e inspeccionar, y acabé llevándome el bolso a casa de los nanos y luego de vuelta a la mía, donde lo vacié con la determinación de encontrar la información necesaria que me permitiera devolvérselo a su dueña. Entre sus pertenencias había:

- un libro de bolsillo,
- un paquete de tabaco vacío,
- un paquete de tabaco de liar, entero,
- papel de fumar,
- una guía de ocio para el mes de mayo,
- un par de fotocopias irrelevantes,
- un monedero vacío,
- llaves de casa y del coche,
- un pequeño estuche con lápices, goma y un fluorescente,
- un pequeño neceser con dos barras protectoras de labios, tapones para los oídos, pañuelos y un montón de horquillas para el pelo

Todo lo anterior no me sirvió de nada, pero hubo cosas que sí:
- un blíster de la píldora anticonceptiva, gracias al cual supe que el bolso había sido robado ese mismo jueves,
- un DVD grabado que contenía un reportaje de diez minutos, del que extraje el nombre de sus tres autoras,
- y una libretita de notas con múltiples anotaciones de carácter periodístico y cinematográfico, becas, prácticas, números de teléfono del ayuntamiento, de un posgrado, móviles sin nombre, hasta un número de cuenta, y códigos de libros de la biblioteca de humanidades.

Esto último me llevó a confirmar que, efectivamente, la dueña del bolso y yo debíamos estudiar en la misma facultad. Decidí tirar de ese hilo, me metí en la página de la biblioteca y averigüé qué libros correspondían a esos códigos, y que en ese momento uno de ellos estaba prestado. Luego llamé a la biblioteca y solicité el nombre de la persona que lo había retirado, me lo dieron con un número de teléfono. Llamé y... no conocían a la persona por la que preguntaba.

Volví a llamar a la biblioteca y me dieron el mismo número equivocado. También, esta vez, su correo de la universidad, así que le envié un e-mail exponiéndole la situación. Sabía que había tantas posibilidades de que fuera la dueña del bolso como de que fuera simplemente la chica que se le adelantó a la hora de sacar ese libro, así que abrí otras líneas de investigación. Busqué por internet información de las tres autoras del reportaje, afortunadamente una de ellas tenía un nombre y apellido no demasiado común (en conjunto) y encontré una coincidencia en una página de ofertas de trabajo, donde dejaba su número de móvil.

Seguía esperando respuesta al mail pero, como no llegaba, ayer (lunes) por la tarde llamé al móvil que había obtenido. Al principio la chica debió flipar de lo que le contaba (lo normal si no has perdido un bolso últimamente) pero poco a poco fue haciéndose cargo y, finalmente, me dijo que pensaba que podía ser de una de las otras dos, que la llamaría y le daría mi número de móvil. Y así fue como por la noche me llama un número desconocido y contesto diciendo "tú debes de ser Marta...", y comenzamos una corta conversación en que la pobre muchacha, amén de entusiasmada por la buena nueva, no cabía en sí de agradecimiento.

Hemos quedado esta mañana en la facultad y le he devuelto por fin el bolso, su bolso. Sin cartera, sin dinero, sin documentos, pero con todo lo demás. Puedo adivinar la impotencia que se siente, a pesar de que nunca me ha sucedido (toquemos madera), al perder algo así. Por eso sé también, y hoy lo he comprobado in situ, que, una vez dado por olvidado el dinero y anuladas y reemplazadas las tarjetas, recuperar todo lo demás ha de ser una alegría inmensa. No, ciertamente el resto no tenía gran valor económico, no es que no hubiera podido continuar su vida sin ello. Pero precisamente por eso, precisamente por reencontrarte con esas pequeñas cosas cuando las dabas por perdidas para siempre, es algo mágico, especial. Y eso se lo he visto en su cara, en sus ojos, en las siete veces que me ha dado las gracias sin saber muy bien qué decir. Y sé que a mí me habría llenado igualmente de alegría, dentro del insondable disgusto previo, que alguien hubiera hecho algo así por mí. Supongo que por eso lo hice. El mundo puede ser un buen lugar.

34 comentarios:

Ayla dijo...

"Pedaso de Sherlock" que me estás hecho. Primero aquella cartera, ahora el bolso... Como se corra la voz, en cuanto se pierda algo, van a recurrir a tí... ;P
Me llama la atención que en la biblioteca te hayan facilitado tan fácilmente primero el nombre y el teléfono de la persona, ya que por la nueva ley de protección de datos, no se pueden proporcionar... pero bueno, sigo comprobando que las leyes están para saltárselas y al menos a tí te ha servido para realizar una buena acción... pero.... ¿y si fuera un malhechor el que consigue esos datos...? ¿Qué pasaría entonces?
No te lío... eres un pedacito de pan. Una buena persona.
Buenos días.

ampa dijo...

Y no te ha invitado, conmo minimo a un cafe???? Vamos....si te mereces hasta que te "haga" algo....despues de tanto buscar.

Por cierto...eres vecino de mi cuñada, jajaja.

Un beso mi niño.

Anita Patata Frita dijo...

Dios eres un detective de primera eh!! además de una buenisima persona! ojalá patease el mundo más gente así.

... si tengo algo que investigar ya se a quien acudir... como va tu tarifa?? jiji :)

maba dijo...

pasó en serio?? no porque no me crea algo así de ti..sino que es más propio de tus historias..sobre todo, ese "eres Marta?"

pero sí..el mundo es buen lugar...y con gente como tú que se toma todo ese esfuerzo...más!

besos

Cleo dijo...

Ojalá más personas hicieran como tú...me robaron el bolso una vez y la impotencia y rabia de no encontrarlo..y no por el valor en si del mismo o por el dinero sino porque eran mis cosas....era increible...y yo que pensaba hoy que el mundo es un asco...
Mil besos

shopgirl dijo...

Wau, que de molestias te has tomado investigando eso. Yo seguramente habría ido a la policía xD
Pero hiciste un buen trabajo ;)

Te puedo asegurar lo mal que se pasa cuando te roban un bolso, y si me lo devolvieran, aunque sin dinero, sería una gran alegría, sobre todo por recuperar algo que es tuyo y que nadie tuvo derecho a quitarte.

Lunaria dijo...

Menudas dotes dectectivescas! Pues a mí eso de investigar me mola mucho. Habrá sido hasta divertido.
Yo me encontré una vez una cartera, y con dinero, que no tardé en rcoger y dársela al señor que iba delante mía con una bico que se le había caído. Pues bien, ni las gracias me dió.
Como siempre digo: Hay gente pa tó.

ardid dijo...

Deja vu de ficción a la vista--->¿Cuál crees?

...
....
.....





¡¡¡Amelie!!! Claro que sí...

Eres "el Amelio" de Valencia jeje

Menuda investigación Mr. X.Me quito el sombrero.

Sandra dijo...

Madre del amor hermoso, a mi nunca se me hubiera ocurrido llevar a cabo semejante labor investigatoria... simplemente no hubiera cogido el bolso, me da mucha cosa tocar las cosas q me encuentro por ahi. Que nunca se sabe :S

Te mereces un altar por buena gente, y la tal Marta al menos se tiraria el rollo y te invitaria a un algo no?.

Besitos Sherlock :P

Marta dijo...

Tu tienes que ver mucho C.S.I., no? jejeje... Madre que manera de hilar una cosa con la otra!!

El año pasado a última hora en el parque apareció una amiga que había estado allí antes, llorando como una desconsolada, porque ya había estado en la comisaría del pueblo y no habían entregado la cartera que llevaba con documentación, tarjetas, móvil, etc. Así que decidió acudir al parque y emprendimos la búsqueda. La habían dejado encima de un muro, los últimos chicos que habían estado jugando al fútbol con tooooooooooodo.

El mundo es un lugar mejor, hay más bueno que malo, si no, no se podría salir a la calle. Para muestra un par de botones.

xenia dijo...

Todo un detective el Señor X!!, que cosas te pasan niño, y las cosas que se te ocurren, yo hubiera ido a la policía y lo hubiera entregado.
Yo sí sé lo que es recuperar un bolso robado, y aunque el dinero como es lógico no estaba, todas mis pequeñas pertenencias sí, y se agradece.

Eres un cielo y no me canso de decírtelo chico, mil besos Agent X. ;)

Juan Carlos dijo...

Y como dice Ayla, menudo Private Eye eres. En la mejor línea de San Spade.
Es cierto que el dinero, con poder ser un problema, es el menor. Lo malo son los carnets, las fotos, los recuerdos que se puedan llevar y de los que, seguro, no hay copia.

Luna dijo...

Es muy loable que te hayas tomado tantas molestias en intentar devolver un bolso robado y sus restantes pertenencias a su dueña. Yo, si estuviera en el mismo lugar que ella, te estaría muy agradecida, pero a la vez resentida por haber fisgoneado en mis pertenencias. ¿Ver un DVD personal y ajeno y llamar a una biblioteca para pedir teléfono y correos electrónicos de gente a la que ni siquiera conoces? ¿No crees que es sobrepasar el límite de la privacidad?

De cualquier modo, alabo tu samaritanismo, pero te dejo ahí la cuestión.

Martha dijo...

Chiquilloooo! Tienes que dar permiso a la ciencia para que te clonen!! ^^

Es genial constatar que no es una leyenda...que ahí fuera hay personas buenas! Y mira tu, que ya sabía yo que, de existir, mi queridísimo X tenía que ser una de ella! ;)


Un millón de besicos, que te lo has ganao!

Ledicia dijo...

el mundo puede ser un buen lugar... si nos preocupamos por él.... y nos encontramos gente que como hiciste tú en este caso se ocupen de ayudarse unos a otros...todo un trabajo de inpección! tu veías csi verdad? ;D solo te faltó que entrara en juego un poco de luminol! ;D :D:D

La satisfacción personal despues de estas cosas supongo que vale más que cualquier "gracias" que te digan! :D

tishta dijo...

pero que grande eres, por eso te devolvieron a ti tus targetas de bus, porque las buenas acciones, igual que las malas, acaban volviendo a nosotros.
Felicidades, eres un sol

Sitopon dijo...

juas, vaya señor Don Hercules Poirot, me imagino lo bien que te habras sentido al final, sabiendo que tu trabajo ha tenido resultados.

A mi se me perdio la cartera y me mandaron el DNI al correo, y se quedaron la cartera y los 50 euros. Lo peor es que fueron los de la compañia de autobuses los que lo hicieron.

Un saludo.

ojos_de_gata dijo...

si lo llego a saber te llamo el domingo que perdi las llaves!! ya que encontraste a la dueña del bolso, es posible q pudieras encontrarlas jeje, anonada me dejas, en fin, ya sabemos algo mas de ti.


besets

mtblancogo dijo...

Guau!! qué crack eres!!

Me encanta la labor de investigación que has hecho. Y respecto a la chica, la agradecida...podía ser una ocasión para entablar una amistad...o nunca se sabe, jeje (no sé si estás comprometido o no) pero luego molaría contar la historia. "pues resulta que nos conocimos porque me encontré un bolso y me puse a buscar a la dueñaa..." jejeje

principito dijo...

La buena acción del día. Yo una vez también devolví un móvil extraviado... estamos en peligro de extinción, lamentablemente.

Sitopon dijo...

De los 7 u 8 que me he leido de Stephen King ( y tengo 44 o 45), me han gustado todos menos esos dos, algunos mas lentos y otros as aburridos a ratos, algunos mas trepidantes y otros man angustiosos. Si es que con tanto libro tiene que haber de todo.

Un saludo.

-=CID=- dijo...

Has hecho un buen trabajo de investigación! La verdad es que da mucha rabia perder algo asi, con todas las molestias que causa después.

Bien hecho!

Mary Lovecraft dijo...

¡digno de un relato tuyo! jajajja!

yo una vez me encontré un bolso parecido a ese, a altas horas de la madrugada en Sevilla, intenté dar con la patrulla de policía de la zona, pero nada, así que opté por llevarlo de vuelta a casa a la comisaría más cercana ¡pero estaba cerrada! sin nadie! O__O tuve que dejarlo como último recurso encima del parabrisas de un coche patrulla aparcado al lado que por cierto estaba cerrado, con la ventanillas para arriba por con la radio puesta!

me sentí impotente, la verdad, porque a mí me gustaría haber podido contactar con la dueña directamente pero sobre todo, porque no sé si la policía habría terminado de hacer algo por la dueña de ese bolso.

un besico majo.

Yopopolin dijo...

ay, pero que buenazo estas hecho!! lo que te has currao para encontrar a la dueña de ese bolso muy poca gente lo haria, aunque me gustaria pensar que estoy equivocado...

myself dijo...

Eres policia o algo parecido? me tienes entusiasmada leyendote, a parte del gesto que te honra !!!.
Este tipo de comportamientos me hacen seguir creyendo que aún hay gente que hace las cosas bien.
Un beso.

didac dijo...

todo eso sirve pa dormir mejor !!

ke bonia persona

kuidate mucho loko

Yyrkoon dijo...

¿?¿?¿? Ehhhhh.
Se que nunca contestas(costumbre bastante mala a mi entender), pero aún así... ¿Qué ha pasado con mi comentario? jo
:S

SOMMER dijo...

Por un momento creí estar leyendo a Agata Christie...

Enhorabuena por el gesto, y por lo bien escrito que está el post.

Parsimonia dijo...

Una mezcla entre curiosidad y bondad.
Es verdad que eres un justiciero. Con capa y antifaz, serías un medio héroe, :P.
Muy bien escrito, ya te lo había leído, aunque no dejé comentario.
Bessets.

X dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. No pretendo ir de héroe, pero me consta la bondad de mi acción y me complace ver que estamos de acuerdo en ello. Sé que vosotros haríais lo mismo en mi lugar. :-)

Ahora, más concretamente:

Ayla, creo que, al menos el nombre de quien tiene en tal momento un libro de la biblioteca, es información pública. Su teléfono, la verdad, ya no lo sé, yo conté a mi interlocutor la situación y lo que me proponía, aunque bien es cierto que podía estar engañándole, no lo sé.

ampa, lo cierto es que no jajaja, yo esperaba al menos eso, aunque en su descargo diré que se la veía realmente desubicada, sin saber cómo reaccionar ni qué decir. En fin, supongo que estas cosas no pasan todos los días, aunque no habría hecho ascos a que me "hiciera" algo, como dices. :P

Anita, ya lo has visto, ni siquiera un café, digamos que la voluntad. xD

maba, sucedió así, particularmente la conversación telefónica jajaja.

Cleo, me gusta pensar que hay más que lo hacen. ;-)

shopgirl, totalmente de acuerdo, lo tuyo es tuyo y no hay nada como recuperarlo. :-)

Lunaria, la verdad es que sí que lo fue, divertido, y yo tuve mi pequeña recompensa en muestra de agradecimiento. El señor al que devolviste su cartera merece que no hagan lo mismo una segunda vez.

ardid jajaja, ya será menos. :P

Sandra, sospechaba que tú ni tocarías el bolso jajaja, al fin y al cabo no se recogen las cosas del suelo, ¿no? (salvo el dinero :P). Como he dicho más arriba, la Marta no me invitó ni a un algo ni a un café. :P

Marta, di que sí, aún queda mucha gente cívica en la sociedad. :P

xenia, me alegro de que lo recuperaras, por eso vale la pena no conformarse con dejar esto en manos de la policía. :-)

Juan Carlos, así es, si a todos nos dieran a elegir qué perder, elegiríamos el dinero. :-)

Luna, entiendo lo que me quieres decir, es algo que pensé. Pero por otro lado, es gracias a que "fisgoneé" que esa chica tiene su bolso. De no haberlo hecho, no sabría esas cosas de ella, y ella habría perdido sus pertenencias para siempre. Creo que el precio a pagar es bastante bajo.

Martha jajajaja, gracias por la confianza. ;-)

Ledicia, así es, cuando por fin la encontré fue en sí mismo la recompensa.

tishta, eso me gusta pensar. ;-)

Sitopon, espero que ganar todo tipo de sorteos compensase esos 50 euros jejeje.

ojos_de_gata, eso lo veo bastante más difícil jajaja.

mtblancogo, toda la razón, sería un "how I met your mother" estupendo, pero creo que todo quedará en un saludo cuando nos crucemos jajaja.

principito, espero que no (y bienvenido). ;-)

CID, por eso precisamente hay que hacerlo siempre.

Mary, de vuelta a casa pasé al lado de un coche patrulla (vacío) y pensé en buscar a los policías pero, la verdad, dudo que se hubieran tomado tantas "molestias" en encontrar a la dueña. En cualquier caso, el final habría sido el mismo o peor, ¿no? :P

Yopo, yo también quiero pensar que lo estás jaja.

myself noooo, qué va, simplemente confiaba en mis posibilidades de éxito jajaja.

didac, yo siempre duermo bien jajaja.

Yyrkoon, a veces en este blog desaparecen comentarios, o aparecen en otros posts sin motivo aparente. Algo preocupante, pero afortunadamente sucede poco. Espero que contestes mi contestación, que no hacerlo es también mala costumbre. :D

SOMMER, muchas gracias.

Parsimonia, pero solo medio. ;-) Ya sé que lo habías leído, siempre lo haces. ;-)

Besos a todos.

Julia dijo...

Vaya! Que buen investigador estás hecho... ¿Sabes? me ha emocionado el relato porque ojalá alguien como tú hubiera encontrado mi bolso. me lo robaron hace un par de meses en el Centro Comercial El Saler. LA felicidad que se debe sentir si te devuelven tus cosas personales...debe ser indescriptible!

Puedes considerarte de las pocas buenas personas que habitan por aquí.

Ah! La verdad es que no conozco a las protagonistas, quizá sean de otro curso, pero al igual que tu indagaré...

Un beso!

X dijo...

Ya lo lamento, Julia. Si lo hubiera encontrado yo, casi seguro ahora lo tendrías, y el sitio no me pilla lejos jeje, en fin, no se puede estar en todas. :S

Las protagonistas son de 4º o 5º de lo tuyo. :P

B7's, gracias por tus palabras. ;-)

Kane dijo...

Ya me contaste esto, gran trabajo. Si yo fuera la chica, estaría muy agradecida.

Peor sería que te quedaras el bolso.

Acuarius dijo...

Que gran mensaje has expuesto, vaya dotes de colombo tienes...
además de buen corazón...el universo premia estas cosas tarde o temprano...Un saludo ;)