16/10/08

As I was going to St Ives

Era como estar en un coche, con la música a toda pastilla, y ver el silencioso panorama a través del parabrisas. Estar mirando hacia los jardines del parque, donde un anciano pasea un perro pequeño de esos que en cuanto ven a otro can se ponen a ladrar como locos, supongo que por temor más que por valentía. El perro movía las fauces, le temblaba el cuello, pero yo no podía oír nada. El viejo acabó llevándose al perro a cagar (literalmente) a algún otro lado, y mi mirada se desvió hacia unos chiquillos que jugaban en los columpios. Uno estaba persiguiendo ya a una niña, ¡tan joven!, pero no parecía probable que le fuera a dar caza, en realidad era ella quien estaba jugando con él. Se gritaban cosas, desde donde estaba podía verlo aunque no lo oyera, me divertía adivinar lo que decían intentando leer sus labios.

Otros chicos, algo más mayores, trataban de jugar al fútbol con una pelota de esas de playa. Distinguí perfectamente cómo uno le decía a otro "qué malo eres, cabrón", tras fallar un gol cantado entre postes hechos con piedras y piezas de ropa. Le dio una colleja, ¡plas!, y se fue riéndose a defender la siguiente jugada. Casi tiran el carrito de bebé de una señora, ¡cómo maldecía! Pero no supe descifrar ninguna palabra concreta.

Miré la pantalla del reproductor, pasé una canción que no me apetecía. Esta sí, qué buena es. La fui cantando mentalmente (¿quién no lo hace en su propia soledad?), anticipándome a las notas que venían a continuación. Me la sabía de memoria. Miré el reloj, se hacía tarde. Me quité los auriculares y me levanté del banco. Seguía sin oír nada, como todos los días desde que seis meses atrás una explosión de gas me reventara los tímpanos. Pero mañana volveré al parque a seguir practicando.

29 comentarios:

Jorge dijo...

No lo he entendido... lo siento pero no pillo el concepto MP3-Sordo (soy algo corto, lo sé)... De todas formas me encantan tus relatos :$ No son fantásticas historias de magia y ciencia ficción, pero suelen tener final inesperado, y eso me gusta.
Un saludo!

Ledicia dijo...

Simplemente con ver el título de la canción la cantaba de memoria?, suponque que será que algo algo oía! ;D

Yyrkoon dijo...

Joder, señores/as comentaristas, un botijo no es ingeniería.

X, lo único que no me gusta de tus historias es que nunca puedo comentarlas por que nunca sé que decir sobre ellas, además como soy ciego... ^^

Por cierto, ¿borraste mi comentario del post anterior o es que lo puse mal?

X dijo...

No borro comentarios, Yyrkoon, pero a veces Blogger se come algunos de manera sospechosa. Lo peor es que, cuandoquiera que lo publicaras, tampoco he tenido ocasión de leerlo, aunque si piensas que era susceptible de ser borrado no sé si es tan "lo peor". xD

Saludos a los tres.

Alas al viento dijo...

Simplemente sorprendente, y no sé qué más decir, la verdad. No creo que quede nada que añadir.

Bss

maba dijo...

buf..me he visto... he visto las imágenes y no las he escuchado..y es angustioso!!

genial, como siempre..

Pandora dijo...

Me ha gustado bastante esta historia. Inesperada, como siempre.
Un saludo.

Girl From Lebanon dijo...

Cualquier sentido que te falte, es una tragedia...no me lo puedo imaginar, no poder ver, o no poder oir...estremece...

Bss!!

Kane dijo...

Nen, a este paso, el día que una de tus historias no tenga giro al final nadie va a entenderla. xD

Sandra dijo...

Yo tampoco lo he pillao, q le pasa al hombre??...no oye?, q práctica, leer los labios?.. Creo q deberías tener dos blogs, uno este con sus historias indescifrables para algunos ( yo ) y otro para simples ( yo tmb :P).

Buenso días muchachito.

NUT dijo...

A ver si lo he interpretado bien...
Él está sordo, no oye nada, y sólo al ver el nombre de la cancion que conoce, la canta para si mismo, porque se la sabe de memoria, pero no la puede oir...¿Es así?
El final sorprende comme d'habitude! :D - Bss

Aïcha dijo...

Al menos volverá al día siguiente a seguir practicando, debe ser duro perder un sentido cuando ya lo tenías.
saludos X

Esther dijo...

Aunque nos aislemos del mundo en parte en nuestra propia canción este nos envuelve con sus imagenes sus vivencias,haciendonos saber que formamos parte de él, y eso gusta porque asi vemos que no estamos solos en esta inmensidad.

Es bonito sentarse simplemente en un banco y ver la vida pasar,aunque en ese instante tu tambien la estás viviendo, por supuesto..

Un beso

Eris dijo...

Chico, luego di que por que considero tu blog inquietante....porque me hace pensar...es angustioso, haber tenido un sentido y perderlo, depender de los otros, debe ser como quedarse huerfano.

Un beso

Martha dijo...

Más de una vez me ha pasado que, estando medio dormida pero consciente aún, pensando en alguna canción, he terminado escuchándola. Pero escuchándola en el sentido estricto de la palabra. Dentro de mi cabeza. Con cada nota...cada acorde, y con la voz inconfundible del cantante en cuestión. Y todo, estando en el más absoluto de los silencios metida en la cama. Quizás suena raro, pero si no lo has experimentado, te animo a que lo pruebes...es posible! Lo prometo!

Aunqueee, claro...quizás si que te haya pasado ya, y de ahí la inspiración para este genial relato! No lo sé...Solo que una cosa X, que una vez más, tengo que darte mi más sincera enhorabuena! ;)

Besitos, guapooooooo!

Casandra dijo...

Ya ves, hasta los sordos aprovechan la tecnología más que tú, X, debería darte vergüenza!! XD
Cómprale al pobre un iPod y así al menos puede ver las imágenes de los videoclips!!

¿A qué se debió la explosión que lo dejó sordo?

UN BESOTE!!!

claradriel dijo...

La música es vida, la vida es música...

Qué triste. Y los susurros en la oscuridad.

Moi dijo...

Al terminar el 2º parrafo estaba convencido de que se trataba de un sordo, cuando leí que usaba el mp3, lo descarte, pero ya no sabía que era... y al final, estaba sordo, solo q no sé, no sé xq usar el mp3... y también me desconcerto que intentara escuchar algo cuando se quito los auriculares, xq tenía sentido que no escuchara los alrrededores x tener música, pero no tenía sentido escuchar música, pero bueno, quizá lo hacía para no perder viejas costumbres, quien sabe.

lunares dijo...

el dia que escribas una de esas de y fueron felices y comieron perdices me la dedicaras??? je,je...
UN besote y buen fin de

Sandra dijo...

Feliz fin de semana y esas cosas q se suelen decir los divendres :P

Un besete.

Yopopolin dijo...

no se como calificarlo... ¿extraño? Sí, yo creo que es lo que mejor lo define... pero siempre interesante, y con revelación final! xDD

xenia dijo...

Me ha gustado...un tanto extraño pero esta bien. Nunca me habia pasado por tu blog, sabia de ti por tus comentarios en otro reprochando mis "ches" jejeje.
A partir de ahora me paseare mas por estos lares, te invito que hagas tu lo mismo, seras bienvenido.

Un besazo.

Istar dijo...

Buff, tiene que ser muy duro quedarte sordo cuando sabes lo que es oir, pero más triste sería si no hubiera sabido nunca lo que es la música, la voz de sus familiares más queridos, el sonido del mar...

Supongo que el mp3 lo llevaba para sentirse un poco protegido del exterior, para evadirse a pesar de no poder escucharlo, o para intentar seguir con las costumbres de su vida anterior aunque ya nada fuera igual...
Como siempre buen relato. Espero que al final se cumpla con el prota el dicho de que la práctica hace maestros... B7s :o)

Octavio dijo...

Bien, X, bien. Como siempre, la vuelta de tuerca al final. Así da gusto.

Casandra dijo...

X, no seas susceptible, que lo de "Sin tetas no hay paraíso" era una broma para que la otra se diera cuenta de que lo estaba acosando, no pretendía insultar ni ser machista ni nada de eso, te lo aseguro. ¿Crees que yo iría con un amigo machista por el mundo? :oP

Casandra dijo...

JAJAJAJA!!! No, tampoco quería dejarme mal a mí!! XD No sé, lo dijo como podía haberle dicho cualquier cosa, pero como la serie está tan de moda pues le salió... Lo que quería decirle simplemente era: "Quítate de encima de mí". Pero de manera que nos pudieran dar dos guantazos, claro, porque si no no sería mi amigo Raúl,JAJAJAJA!! Un beso

Nikaperucita dijo...

... A mi los momentos tipo colleja me hacen mucha gracia.Y eso de fijarme en que hacen o dejan de hacer los demás tiene su gracia.


(contra las explosiones es buena idea una habitación del pánico)

Nikaperucita dijo...

y por cierto... si, el verbo clavar venia al pelo ;)

Anita Patata Frita dijo...

que bueno...