3/9/08

En casa de Ana

En casa de Ana se juntan huéspedes de lo más diverso. Hoy, por ejemplo, hay cinco señoritas rusas en una de las habitaciones. Ana no está segura de la relación que tienen entre ellas, pero sospecha que son familiares. En el salón, un músico francés toca el piano. Ana no se queja, no toca mal, y le resulta divertido su acento. Dice que le da un aire entre distinguido y bohemio al conjunto. Quizá tenga razón.

El pianista no está solo. En un diván próximo conversan dos caballeros con traje gris claro y corbata roja. Van vestidos exactamente igual, pero no son hermanos. Ana finge prestarles atención cuando la observan, pero solo escucha cuando no reparan en ella. No sabe de qué hablan, pero probablemente no de negocios, o ya habrían llegado a las manos.

También hay una dama de pomposo vestido rosa. Lleva un tocado de época, destila clase por los cuatro costados. A Ana le encanta esta expresión, y siempre la aplica a ella. No sabe a ciencia cierta si es alemana o suiza, pero recuerda que se llama Dete. Fue la primera en llegar, por eso conoce su nombre. Con el paso del tiempo, cosas así dejaron de importarle. Cuando alguien viene a ella, todo lo que pretende es que esté cómodo, en un ambiente agradable, y desde luego en casa de Ana nunca falta de nada.

Hay estanterías barrocas con vajillas majestuosas, mesas con manteles de ganchillo que hizo su madre, sillas remedadas con sus propias manos. No falta ningún detalle. Incluso arriba, en el tercer piso, hay un desván que da al oeste. Por la tarde, el sol lo baña y un carpintero español gusta sentarse en un sillón orejero a leer el diario.

Hay más gente en casa de Ana, y no en vano es una espléndida anfitriona. Cuida como nadie a sus amigos, como ella suele llamarlos, y eso se nota. En unos instantes hará una ronda por la casa para ver que todo está en orden antes de irse a dormir.

Ana se acuesta temprano, y es lógico: tiene doce años.

16 comentarios:

Ledicia dijo...

Tiene que ser divertido vivir en una "casa" así! ;)

Sandra dijo...

La casa de Ana es una casita de muñecas, con sus muebles en miniatura y sus mini habitantes... Me equivoco??, porq a imaginación no me ganas :P

Un beso feo.

Soboro dijo...

Muy bueno, X. Mejoras con el tiempo como los vinos ;D.
Estaba leyendo y pensando lo interesante que tendría que ser vivir en una casa así, y es que todas llevamos dentro una niña, sino mira Ledicia.
Creo que también había una muñeca sevillana, que daba clases de español a todos esos extranjeros y de eso vivía. Le ponían nerviosa todas las rusas queriendo hablar a la vez.
Besotes

Girl From Lebanon dijo...

Me encanta tu imaginación...y la de Ana. Bss.

maba dijo...

me apunto a la teoría de Sandra..una casa de muñecas mmmhhh, siempre quise tener una!!

NUT dijo...

Yo tambien me apunto a la teoria de Sandra y Maba...de pequeña soñaba con una casa de muñecas, y nunca la tuve...¿será por eso? Bss

Yopopolin dijo...

si, a mi tambien me sugiere una casa de muñecas, pero contigo nunca se sabe... lo mismo las rusas eran unas espias, y ana, igual era la de "Los cinco", que se independizo del grupo para llevar a cabo misiones secretas por su cuenta...

Bueno que estoy desvariando mucho...

Isa dijo...

Que linda, la casa de muñecas...¿pero a los doce años?...
Bueno...
:)
Muchos Besos:
Isa

Casandra dijo...

Pues su casa tendrá más habitaciones que la de "Cien años de soledad", JAJAJA.
Pues está muy bien el relato, pero me hubiera gustado más que lo ambientaras en la caravana de Chabel que molaba un huevo, JAJA!
No, ahora en serio, está muy bien el relato y la descripción de los personajes. Lo único que no entiendo es lo de que si estuvieran esos caballeros hablando de negocios habrían llegado a las manos, igual no. XD
¡Un beso enorme!

yuls dijo...

La verdad es que me gusto el relato por que es distinto a todos los que había leído hasta ahora tuyos pero cuando nos contás algo intrigante que me dejan el gusanillo ahí en la barriga...me roba el corazón xD

Un besoTe!!

Ayshane dijo...

Coincido con Soboro... cada día me gusta más como escribes....

besitos guapo!!!!

Casandra dijo...

Y como se que este mundo nuestro no es una casa de munyecas (sorry, en el movil)?? Bravo por cambiar la tematica belica (parece que hable en aragones sin acentos y con -ICO, jaja) por otra menos violenta, aunque tus relatos de guerra molan!! Un besito!!! :o)

chiisana dijo...

los giros que les das a tus historias me encanta ^^

Kane dijo...

Vaya, cuánto tiempo.

Me gusta el toque de "le encanta esa expresión".

nenita dijo...

Sea casa de muñecas o no, Ana lo tiene que pasar en grande allí!

Besitos

Carlos Labarta dijo...

Presentando mi blog a candidato a humanidad! Enhorabuena por el tuyo! Un saludo!