31/1/08

Ella no lo haría

A los autobuses de la EMT (Empresa Municipal de Transporte), en Valencia, les pusieron a principios del siglo un par de pantallas en el techo, como los autobuses de los viajes y todo eso. No para ver televisión ni películas, sino las últimas noticias de ocio y cultura, pasatiempos, refranes, información nutricional... lo que se dice cosas de interés (o no). También, claro, tenía publicidad (básicamente eso era) de eventos culturales y otras empresas y organizaciones autonómicas. Era, en fin, una agenda.

En el autobús siempre hay gente que mira y gente que no. Unos que están en lo suyo, con un libro de alguna materia universitaria, los ancianos que hablan entre sí aun sin conocerse, los que se pasan el viaje hablando por el móvil... casi nadie miraba a la pantalla, en realidad. Lola era de las que sí. Por no aburrirse, por mirar algo más que la ventana, porque ella no era de esas que se vuelven autistas con un aparato tecnológico, al menos hasta que el 06 de enero de 2008 los Reyes le trajeron un iPod. Pero como quiera que la agenda era solo óptica y no acústica, seguía mirando, aunque no le interesara.

Ese día no iba escuchando música, pues hablaba con Glaucón. Habían logrado hacerse con dos asientos adyacentes aprovechando que el autobús no iba muy lleno y ninguna anciana andaba al acecho. De haber sido así, probablemente Lola le habría cedido su asiento incluso cuando por su actitud no lo mereciera, porque ella, como otros muchos creen hacer, anteponía la bondad a la justicia. En un momento dado, apareció en la pantalla algo que aparentemente era inocuo pero que molestó a Lola.

L: ¡Ya estamos otra vez con lo de adoptar animales!

G: ¿Qué pasa?

L: Es este bombardeo constante, Glau. No dejan de pedírnoslo, en los periódicos, en las televisiones, y ahora en las pantallas de los autobuses también.

G: No sé, Lola, es normal. Hay muchos perros abandonados en perreras donde no les pueden dar el cariño que una familia sí. En muchos casos son perros maltratados por sus dueños, con graves secuelas psicológicas que...

L: Oye, no estarás metido en esto, ¿verdad? Pareces un hombre anuncio.

G: Yo sólo te digo que no me extraña que lo hagan. Que hace falta.

L: Sí, puede que haga falta. Lo que no hace falta es que pretendan manipularnos a través del corazón. Que nos pongan sus caras de "mi anterior dueño me pegaba", que nos den escabrosos datos a la hora de comer. Eso no hace falta. No quiero que me señalen con el dedo si me compro un perro, ¿sabes? Siempre he querido tener uno. Pero uno que yo quiera, no uno impuesto, con nombre, edad, y traumas. Y quiero un perro de la raza que yo quiera, con un nombre que me cueste una semana decidir. Si quiero un perro me lo compro, porque afortunadamente eso, hoy, todavía podemos elegirlo.

G: O sea que una perrera es como una tienda de perros, pero de segunda mano.

L: Sé que no suena políticamente correcto pero, si lo piensas, es así.

G: Y, ¿qué propones?

L: No tengo nada en contra de las perreras, realizan una gran labor. Lo que no quiero es que ciertas instituciones me conminen a adoptar un perro. Porque no te dicen "adopta", te dicen "no compres, adopta". Y ahí ya te están condicionando doblemente. Como si comprar un perro fuera malo. O que te lo regalen. Al final habrá que presentar un certificado de pertenencia a una perrera a modo de DNI. Me dan mucha pena los perros, pero también me la dan los niños en orfanatos en todo el mundo. Solo te digo una cosa, ¿has visto muchos anuncios que te digan "adopta un niño chino"? No, ¿verdad? La gente sabe que existe esa opción, pero casi todos los que recurren a ella es porque no tienen ninguna otra. ¿Concibes ver un anuncio que rece "no tenga su propio hijo, mejor adóptelo"? Algo así sería impensable, miles de asociaciones, el infame Instituto de la Mujer el primero, se alzarían en armas censurando sin censuras un ataque tal a la libertad de las mujeres y de los hombres de bien. Nunca harían un anuncio así. Pero con los perros lo hacen...

G: ¡Lola! ¡Tu parada!

L: ¡Oh, mierda! ¡Mañana lo retomamos!

15 comentarios:

Kane dijo...

Pienso exactamente lo mismo.

lunari dijo...

Hay un mercado para comprar perros de raza como para comprar niños con ciertas características físicas. Uno es legal, el otro no lo es.
Pienso que adoptar un animal es muy distinto que adoptar un niño y que hay muchos animales y niños maltratados.
También pienso que hay muy poca gente dispuesta a adoptar a unos u otros.

Jorge dijo...

Puta parada de autobus, estaba interesante...

Buena reflexión.

Dids dijo...

no creo que llegar al extremo de comparar perros con seres humanos lo condene más...
hacen un montón de barbaridades con animales, y tampoco se puede estar pensando todo el rato en "si fuera un a persona..." simplemente no podriamos vivir, yo, desde luego no.
simplemente creo que es una opcion más si quieres un perro con un plus añadido de satisfacción.

nenita dijo...

A mí que me "obliguen", no. Consiguen lo contrario. Tengo una perra, es comprada y es lo mejor que me ha pasado. Lo siento mucho, pero no la cambio por nada. Lo que sí adoptaría sería un galgo. Creo que es muy injusto lo que hacen con ellos y sería una especie de protesta a las leyes que permiten que los torturen así.

No me gusta la comparación con los niños, pero, en todo caso, creo que eso sí que es todo un negocio. Las autoridades de los países donde se adoptan se llevan un pastón porque adoptes a un niño que ellos no quieren (cuesta millones adoptar!) y eso lo veo fatal. Y luego tienes a los famosos, que no adoptan niños. Los eligen ellos mismos y los compran. Para tirarse de los pelos...

Y no digo más que me enrollo mucho jeje

Besitos!

ardid dijo...

Me ha gustado esa reflexión.
Pienso que es tan lícito adoptar perros como comprarlos. Mientras lo vayas a cuidar y seas un buen dueño...lo demás está de más (Valga la "redundancia").
Aunque también es verdad que hace mucha falta en las perreras, yo si algún día tengo uno me lo pensaría 2 veces. No por hacerme la "quéciudadanatanchupiguay" sino porque ya conocí a una pastora alemana adoptada que me encantó : mucha vida a cuestas y muyyy agradecida (Aunque un pco desconfiada, eso sí).

chiisana dijo...

yo no tengo mucho trato con los animales, y me parece bien lo de adoptar aunque también tiene sus contratiempos.
Para adoptar niños quizás no pongan anuncios así, pero para apadrinar no lo hacen? o para "recaudar" dinero?

Alas al viento dijo...

Siento disentir, pero a mí lo perros es que no me preocupan lo más mínimo. Menos mientras haya hambre en el mundo o niños maltratados o aparezcan recién nacidos en la basura...

Eso sí me importa.

Besos.

Zurda dijo...

Con esa argumentación casi me convence. Casi. Un perro no es un niño, tú no puedes parir un perro, así que esa comparación no es justa.

Cuando "adquieres" un perro tienes dos opciones: pagar por tener un cachorrito sin pasado, o darle una segunda oportunidad a otro que, si todo el mudo pensara como Lola, moriría sacrificado.

Jugar con la lástima de la gente es tan malo como un escaparate repleto de perritos de raza haciendo monerías en fechas navideñas. Ya se sabe la de abandonos que hay cuando llegan las vacaciones de verano.

X dijo...

Una cosa que me parece positiva de todo esto es que hay que empezar a desmitificar a Lola, quien es solo una persona, aunque extraordinaria, al mismo tiempo normal y corriente, con sus propias opiniones y con las que no siempre hemos de estar de acuerdo, ni siquiera yo.

Ello no obstante, me veo en la obligación de señalar, más que en su defensa, en la de la verdad, que este post no compara perros con seres humanos, ni siquiera adopciones de perros con adopciones de niños, sino la inmoral presión realizada para adoptar perros en lugar de comprarlos con la inexistente exhortación para adoptar humanos.

Dicho lo cual, siempre es enriquecedor y lícito tocar otros puntos del mismo tapiz, y este post servirá para recordar que una palabra siempre dice mucho más que lo que su autor quiere decir con ella.

Anna dijo...

No voy a entrar con la justicia-injusticia de comprar/adoptar un animal.
Pero sí que quiero decir una cosa: ¡¡¡¡¡yo siempre voy leyendo esas pantallitas!!!! "Exposición en la c/Nave...inauguración en el MuVim...la cebolla es muy buena para la circulación...beber zumo de naranja protege de los resfriados...". ¡¡¡¡Me fascinan los consejos de "salud" que dan...!!! Jajajajaja!!!!
Besos paisano!!!

Ro dijo...

Me flipa el uso del diccionario de la reaccionaria de Lola, (q hoy la has "escrito" un poquito guerrera eh?? ;)) Como puede ir al instituto, juntarse con porreros y utilizar ese vocabulario digno de Miguel de Unamuno. Dime a q colegio va para enviar a mi hermana q la pobre cada dia habla peor.

claradriel dijo...

Me has recordado los autobuses paseando por la luminosa ciudad, aissssssss.


Qué disyuntiva. Dilema.

Alas al viento dijo...

Gracias!!! Por tu comentario.

Besos

C. dijo...

Nunca lo había pensado, y tienes razón. Pero al final es a lo que llevan las asociaciones. Persiguen su objetivo y juegan con criterios emocionales. Es publicidad, al fin y al cabo.