7/12/07

Gladiator

Veía la luz a través de la puerta. Podía oler la arena e intentaba, en vano, no escuchar el rugido del gentío. Dentro estaba oscuro. Solo deseaba que se abriera la maldita puerta para salir de una vez. Podía sentir lo que se esperaba de él, una voz al otro lado anunciando el combate. Su rival ya esperaba fuera, la espada presta para ser manchada con su propia sangre.

No sabía cómo sería. Era su primera vez, no así la de su oponente. Ni siquiera sabía qué hacía en ese pasillo. Azares del destino. Se había visto arrastrado, sin tomar ninguna decisión, sin poder opinar, como un vulgar esclavo. No valía nada. Empezaba a encontrarse mal, tal vez lo habían drogado; para nivelar la contienda, dirían. La puerta se abrió.

El miura salió con bravura, ignorando que no estaba allí para luchar por su vida. No importaba el resultado del duelo, ya estaba muerto.

7 comentarios:

Kane dijo...

Qué barbaridad.

zeta dijo...

como siempre me encanta todo lo que escribes, yo he vueelto a resurgir de las cenizas cual ave fenix y estoy mas viva que nunca, se que el optimismo es la unica medicina posible.
por cierto como pongo una lista con los links a otros blogs?

Moisés dijo...

En una plaza de toros dirían ¡¡Olé!!

Harianna dijo...

A los gladiadores no les daban opcion de elegir si querian salir al ruedo...

Davife dijo...

Me ha hecho gracia el comentario de moisés. XD

Mrt dijo...

¡¡Olé!! xD

(solo puedo añadir eso LOL)

Ro dijo...

Cultura o incultura??? podríamos hacer un debate acerca de ello, pero... aquí tengo q debatirlo demasiado, les parece q somos unos barbaros asesinos por la cultura del toreo. Y yo sin quitarles ni darles la razón, me parecen igual de incultos por la cultura de la caza del zorro. Lo mejor en estos casos es no juzgar.