7/8/12

Antes de tiempo

Tuve un mal presentimiento ayer por la mañana cuando el sonido de un sms me despertó. Por alguna razón no pensé que era mi madre, que estaba de viaje, o Movistar, que es quien me manda el 90% de los mensajes hoy en día que ya están en desuso. Me desperté de golpe. Anais me informaba de que Dani acababa de morir de una embolia pulmonar.

Dani tenía 26 años. Era uno de los nuestros, uno de los 19 estudiantes Erasmus de Filología Inglesa que desembarcamos en Cardiff desde Valencia para el curso 2009/10. Y esta tarde le hemos enterrado en Carcaixent, su pueblo. Sé que el interés que puede tener la muerte de una persona a la que ni siquiera conocéis es relativo, pero basta decir que Guillermo y Jesús han venido ex profeso desde Zaragoza y Barcelona respectivamente para hacerse una idea de su calidad humana y el aprecio que le teníamos. He pasado uno de los momentos más duros de mi vida esta tarde en la sala de un tanatorio atestado de familiares y amigos incapaces de hacerse a la idea, como yo, como todos nosotros, de que Dani se había ido para siempre. Porque los golpes de la muerte suelen ser difíciles de encajar, pero perder a un hijo en la veintena es sencillamente insuperable.

Creo que tengo la inmensa fortuna de haber convivido con Dani en su mejor momento, cuando estaba donde quería y acababa de conquistar el corazón de Eva, su novia, otra de los nuestros que hoy estaba... ida, a falta de una palabra mejor. Lo que más me viene a la cabeza son detalles triviales: lo bien que le salían las ensaladas, el tipo de vino que bebía en los botellones, el color de su portátil que siempre usaba Anais... Y es que es curioso que haya tenido que ser Dani, justo quien tenía las cosas más claras de todos nosotros. El que no habría vuelto a Valencia por Navidad, el que ya había estado antes en Gales trabajando, porque aquello le gustaba más que nada. Una persona que conseguía lo que se proponía y que nos ha dejado demasiado pronto, quizá porque ya lo había conseguido todo.

33 comentarios:

dEsoRdeN dijo...

Buf! En el último año me ha tocado ir a 3 entierros, y en 2 casos eran personas jóvenes. Si un funeral de por sí ya es terrible, en estos casos es devastador :(

Muchos ánimos! (si es que sirven de algo)

Annie.. dijo...

Hola gracias por pasarte por mi blog, te sigo
La entrada, es muy triste..
Besos.

Merche Owl dijo...

Alguna vez me he preguntadoo cómo sería la muerte de algún amigo cercano a mi o mi propia muerte. Lo que está claro es que todo lo que sea antinatura como la muerte en la veintena tiene que dejar trastocado todo el entorno social en el que ha convivido. Una putada...

Tequila Limon y Sal dijo...

Oh, vaya. Lo siento de corazón. No me puedo imaginar, por mas que lo intento como debe de ser perder a un hijo sea de la edad que sea. Yo, sin embargo, no puedo dejar de pensar en Eva, en lo que se amaban, en sus mensajes de amor, y en sus planes de futuro. La vida es muy cruel, y la muerte más.

Anita Patata Frita dijo...

Menudo palo... ánimo.

Pio dijo...

UUff!! que te den noticias de esas, son golpes brutales. Nunca te acostumbras a ello, y más si esa persona es joven.

Lo siento mucho. Un abrazo grande

Bea_Tou dijo...

Lo siento mucho. Definitivamente este 2012 nos traerá un recuerdo amargo a muchos que hemos perdido a amigos y familiares.
Un beso

Zurda dijo...

Pensaba que sería un relato. Deseaba que lo fuera. Ficción y nada más que eso. Ojalá.

Si vivió su vida tal y como él quería, si fue plenamente feliz y plenamente consciente de lo que hacía y de cómo lo hacía, y si de verdad alcanzó sus metas a tan corta edad, entonces, en el fondo, no es una desgracia sino un consuelo. Tuvo el tiempo suficiente para alcanzar sus metas. Ojalá algunos, de esos que llegan a los noventa años, pudieran también decir al final de sus días que vivieron tal y como ellos querían.

Besos.

James dijo...

Nunca se sabe el motivo de lo aparentemente inexplicable, pero es imperioso tratar de encontrar un sentido que ayude a mitigar el dolor.

La Rizos dijo...

Lo siento mucho :/

reina.momo dijo...

Realmente se fue antes de tiempo! No se que decir que ayude a calmar tu dolor, solo debes saber que todo pasa por algo. Saludos y arriba el ánimo :)

Noe dijo...

Lo siento, bonico. Un beso grande.

Qué Acierto! dijo...

Qué dura es la vida...Aunque no lo conocía te doy mi palabra que leyendo tu post un escalofrió me recorre todo el cuerpo, se me saltan las lágrimas.
Efectivamente creo que el consuelo, relativo, que nos queda en pensar en lo afortunados que hemos sido al tener una oportunidad de conocer a una persona maravillosa. Esto nos obliga a aprovechar a tope nuestro tiempo y no perderlo en venalidades. Mucho ánimo y un beso, de corazón. Maqui

Ayla dijo...

Esta semana en mi trabajo he tenido que tramitar la defunción de un chico de 17 años por accidente de moto. Es trágico y muy duro, sobre todo cuando días antes su propia madre había venido para barajar la posibilidad de dar de baja el seguro de moto porque se estaba sacando el carnet de conducir y "le daba miedo que anduviera en moto". Y cuatro días después... ha desaparecido.
Al shock del momento, a la edad de muchacho y a la situación se une mi sentimiento como madre y el solo pensar lo que estará pasando ella.... es horrible.
Lo siento mucho. No es consuelo, pero has disfrutado de esa persona y de momentos vuestros. Mucho ánimo y todo mi cariño.
Un beso.

ele* dijo...

vaya!! esto si que es duro! perder a alguien tan jove es un golpe fuerte. Nunca estaremos suficientemente preparados para esto. Ni la familia para enterrar a los suyos. Ánimos.

C. dijo...

"Quizás ya lo había conseguido todo". Me gusta tu optimismo, aunque me cuesta mucho entender la muerte física. Sobre todo de las personas jóvenes. Y siento que las palabras nunca están a la altura. Así que simplemente, ánimo...

Juan Carlos dijo...

La muerte es amarga aunque parte de la vida pero ¡qué duro es cuando el que se muere es una persona joven!

tishta dijo...

La única cosa segura de esta vida es que vamos a morir algún dia.
Una vez leí que el grado en que nos afecta la pérdida de alguien es proporcional al amor que sentía esa persona hacia nosotros, seguro que Dani repartió mucho y de ahí tanto dolor.
Como siempre digo (y hago) recuérdalo siempre con una sonrisa en tus labios.
Un abrazo

Yandros dijo...

Lo siento mucho tío, en serio
Estas cosas te hacen pararte en el camino y reflexionar.
Un abrazo

Susana dijo...

Lo siento X... es muy duro perder a un ser querido, y sobretodo en circunstancias trágicas. Un abrazo y lo siento.

Alma dijo...

Estas cosas me superan, siempre se me ha dado mal alentar y consolar en momentos así, y sobre todo de esta forma: tan tan tan joven. ¡Es injusto!

Desgraciadamente en Mayo de este año viví algo similar (la hermana de una amiga), y también muy muy joven.. Sólo me venía a la cabeza rabia e impotencia y un continuo "por qué?".. así que, cómo verás no soy la persona ideal para consolar, o por lo menos intentarlo.

Te dejo un abrazo muy fuerte!!

Beatrix Kiddo dijo...

Lo siento mucho...
Aunque ésto es como la lotería. A mis 23 años ya he presenciado dos pérdidas, una por leucemia y otra por ictus. Este tipo de vivencias (aunque suene a octogenario) son las que te enseñan a vivir el día a día con un poco de optimismo, y a ser feliz con lo que tienes. Que si lo miras con perspectiva, no es poco. Además te puede servir de empujón para hacer todo aquello que querías hacer y nunca has terminado de decidirte...
Un saludo!!

PD: mi antiguo nick: Beatrix Kiddo y el antiguo blog "are we human?" lo que ya no estoy segura es de si nos llegamos a topar

Valeria dijo...

Justamente hoy, estaba por escribir una entrada en honor a un familiar que falleció hace un mes, asi que de alguna manera entiendo tu dolor. Perder a una persona tan joven y de manera repentina siempre resulta más dificil de aceptar. Solo desear que sus seres queridos encuentre consuelo pronto.

La Petite Poupée dijo...

Muchísimo ánimo en tan duro golpe. ¡Un abrazo!

Arien Plutonidades dijo...

Vaya..es una de esas cosas que cuestan asimilar..un amigo y encima siendo tan joven..
Mucho ánimo para ti y para tu grupo, el erasmus une mucho.
Justo hoy hace un año que me fui yo para allá..
Un besazo

Orne dijo...

Hola! la entrada es un poco triste... pero la muerte es algo natural y nos llega a todos...Gracias por pasarte por mi blog, ya te sigo:)
Besos!

Ona dijo...

Lo siento, lo siento tambien por Eva i los familiares próximos.
Si tuvieramos presente que podemos morir en cualquier momento...actuariamos tan diferente!
Ànimos y un fuerte abrazo

Mery dijo...

Una noticia tristísima, no me extraña que esteis desolados.
Un fuerte abrazo y sólo espero que sea tan felíz como merece allá donde se encuentre.

Trini dijo...

Toda perdida es dolorosa y mas de un ser querido.
Cuando se trata de un hijo,te arrancan una parte de ti que jamas sera llenada.
Solo me queda decirte,lo siento,animo,y que esta con vosotros en vuestro recuerdo..

Un abrazo..

barbaria dijo...

Me sumo a todos los deseos que te han dado, tarde y torpemente, porque no encuentro las palabras para expresar ese dolor ni para consolarlo.
Te mando un abrazo.

Bernardo Romero dijo...

Lo siento, tron. Que mi emoción te ayude a superar la ausencia. Pero Dani seguirá en ti y en todos quienes le conocieron. Nunca terminamos de morir. Somos árboles a los que le caen hojas y le vuelven a nacer otras. El árbol, permanece. Un abrazo

Sonix dijo...

Uf, muy muy duro.
Este año he sufrido la muerte de una amiga, que para mí ha muerto en la flor de su vida, muy joven todavía y con mucho por vivir... y tenía 40 años. No me quiero imaginar cuál es la sensación cuando muere alguien que por poco no pasa de los 25 años. Qué palo, qué mierda. Ánimo.

ewalcarrion dijo...

Hola. Sé más o menos cómo te sientes. No había leído esto. Hace ya 20 años un amigo me pidió que quedaramos para ver un partido de fútbol por la tele. Por temas triviales del momento me negué. Al día siguiente me llamaron para decirme que en vez de a su casa fue donde su abuela a dormir y allí lo encontraron, había muerto mientras dormía. Y durante unos pocos años fui egoísta pensando que había sido culpa mía, que si hubiéramos quedado no se hubiera muerto. Pero desde entonces le echo de menos. Un abrazo.