2/3/09

The others

Mercedes salió de su habitación y fue al encuentro de su abuela, que se encontraba haciendo una bufanda en una mecedora junto al fuego. Al ver en la niña ojos inquisitivos, dejó la bufanda y le preguntó:

- ¿Qué ocurre, pequeña?

- No las encuentro, abuela. Las horquillas doradas. Sé que las puse en el segundo cajón de la cómoda, pero no están.

- ¿Estás segura, cielo? Quizá las volviste a coger.

- No, abuela, tenían que estar ahí. Pero no están, otra vez. Siempre pasa lo mismo...

- ¿Qué quieres decir?

- ¡Las cosas! Simplemente... se pierden, pero ¿dónde? ¿Dónde van a parar los calcetines perdidos? ¿Y las horquillas? Las chinchetas, por ejemplo... todo el mundo las gasta, las pone en la pared, pero seguimos comprando chinchetas y se siguen fabricando chinchetas, y seguimos comprando y colocando pero nunca parece haber bastantes porque siguen fabricando y volvemos a comprarlas. ¿Sabes lo que te digo?

- Ay, sí, hija. Quizá...

- ¿Quizá qué, abuela?

- Quizá debas saberlo. Cuenta la leyenda que además de nosotros existen unos seres diferentes, extraños. Cuando necesitan algo lo toman sin importarles demasiado si es suyo o no. Están por todas partes, pero no podemos verlos. Cuando nos desaparecen las cosas, todo lo que se pierde... ellos son los responsables.

- ¿Te refieres, abuela, a seres diminutos que viven en agujeros en las paredes y cosas así? ¿De veras existen?

- Más o menos, pequeña, más o menos.

Mercedes pensó que a su abuela se le había acabado de ir la cabeza. Volvió a su habitación a por otro complemento capilar y salió de casa para ir al colegio. En ese momento una escoba gigantesca se la llevó, junto con sus calcetines, sus horquillas y sus divagaciones.

25 comentarios:

ampa dijo...

Buffff...en ocasiones veo muertos???????

Esther dijo...

Como siempre al final nos sorprendes con algo..eran brujitas no? jaja y los seres raros se supone que nosotros jaja. Muy bueno, besitos

shopgirl dijo...

Pues yo quiero que me devuelvan la camiseta nueva que me compré y que solo me he puesto tres veces porque me ha desaparecido y no se dónde está. Y mira que una camiseta es dificil de perder...

Parsimonia dijo...

Yo ya me veía demasiado pálida en el espejo, sí, y encima nunca encuentro mis coleteros. Qué raro...mmh...
¿Y los bolígrafos? Antes de gastarse también desaparecen sospechosamente.
Besos

Anita Patata Frita dijo...

... me ha dado repelús ese final, nose si porque no acabo de comprenderlo o porque lo comprendo demasiado.

:)

El extraño desconocido dijo...

Y para qué usarían las chinchetas estos seres? :-D

Eris dijo...

Los Diminutos eran ellas???? que estressss, pensar que cualquier día me barren con coche y todo!

Un beso

Kane dijo...

Siempre hay un pez más grande.

NUT dijo...

¿Momento Harry Potter? jeje

Yopopolin dijo...

jajajaja, vale me esperaba cualquier cosa, menos que fueran diminutas motas de polvo en un mundo de "gigantes"...

el final queda como muy rotundo... xDD

salu2

Girl From Lebanon dijo...

como los Diminutos!!! los Dimininutoooosss...nadie sabe donde estáaaaan...pequeños seres bondadosos...que estan viviendo con nosotrooooss...jejeje

Bss!!

maba dijo...

cómo me he acordado de Los diminutos!!

pero digo yo.. hay una cosa que no me encaja.... los tamaños de las cosas...no corresponden, no???

me ha encantado porque, como siempre, me has sorprendido con el giro!

besos

Soportándome dijo...

JAJAJAJA
Me ha encantado la historia, el final es magnífico. Encantado de conocer tu blog. También publico yo hoy una historia con una abuela.
¿Dónde estña Mercedes ahora?
Saludos

el centollo mecánico dijo...

Que se llevan a mi vecina de arriba, la tele, el video, pero la cartera que no me la toquen por que la lio .....un saludo desde la otra dimension

Ledicia dijo...

Los diminutos... pequeños seres bondadosos.. nadie sabe donde están! ;D mmmm

Un cura dijo...

Genial, X. Una historia fabulosa, y sobre todo un final que cautiva... un saludo.

Glam* dijo...

Jolin, ya decia yo que cada dia me faltaban mas cosas! Si al final no voy a ser tan desastre como mi familia decia...:P

1besoo

Ro dijo...

Critica: insuficiente. Donde esta tu ingenio???? pareces con prisa. Es un tema q podrias sacarle mas jugo. No quiero excusas, quiero algo mejor, pq tu puedes.
Un beso.

xenia dijo...

Me ha gustado pequeño diminuto valenciano juassssssss, has leido mi respuesta a tú comentario?¬¬ jum!!

Besos voladores.

PD: me recorreré las fallas en mi escoba jajajaja.

Sandra dijo...

Pero que imaginación tiene este niño ;)

Besetes corazón.

Nanuck dijo...

Joer que susto al final... me veo una escoba gigante dandome en el culo y me dá algo, jejeje

Un besico

Ailën dijo...

Sí... hay seres que hacen desaparecer pantalones a los que tenías cariño junto con camisetas nuevas y mitones. u_u


Ahora miaré dos veces antes de barrer =)

Besos!

Zurda dijo...

Los duendecillos que vivían detrás de la pizarra del cole y robaban las tizas...

Aïcha dijo...

A mi de chica me pasaba lo mismo y pensaba que existian esos seres diminutos como los de la serie de dibujitos, pero de grande descubri que auqnue eso fuera posible, muchas de esas perdidas se debian amis despistes... :P
besitos

Ailën dijo...

Cierto, pero es que en un primer momento me parecía muy corto...


Yo ayer iba a haberme comprado una caja de Chocapic, pero alguien la había habierto y destrozado. Y no quedaban más :(