3/4/08

Rincón de abril

Qué lista es la vida, amigos, que sabe darte en las narices cuando más lo necesitas. Decía yo hace un par de semanas, en un estado de injustificable vanidad, que lo peor de las cenas de clase era relacionarse "con gente de la que nada querrías saber... estando sobrio". Y es verdad que cuando vas entre contento y borracho, cuando se dispara la fase del ensalzamiento de la amistad y cualquier desconocido es tu hermano, nos aproximamos a personas que en la vida real, entendida como la vida sin alcohol de por medio, nos caen como una patada en el culo. O, simplemente, ni bien ni mal, no nos caen.

Lo que yo no sospechaba en aquel entonces, imbécil de mí, es que si alguien merece el apelativo, si alguien es parte de la gente de la que otra persona nada querría saber... soy yo. Bendita ignorancia. Esta mañana me he encontrado, por primera vez desde entonces, a la persona de la que menos me arrepentía (al contrario) de haberme acercado en aquella cena. Ha estado amable, no había tiempo para más, ni tenía yo motivo de sospecha de que pudiera ser de otro modo.

Pero esta noche he visto el vídeo. Un vídeo de móvil, de esos cutres en los que normalmente sale un indigente recibiendo una paliza o algo peor, en el que, sin embargo, el triste protagonista (al menos a mis ojos, claro) era yo. Un vídeo de doce minutos de las postrimerías de aquella velada durante el cual soltaba un continuum de subnormalidades y mostraba un comportamiento patético, bochornoso y lastimero, para acabar postrado en el capó del coche más cercano. Y vale, que quien más y quien menos se ha emborrachado alguna vez o ha estado cerca. Pero no es el alcohol.

El alcohol es lo que me permitió olvidar todo eso, por primera vez y espero que última, tenía a la mañana siguiente importantes lagunas de memoria gracias a las cuales, pensaba, había sido una cena genial en la que el único pero sería tener que saludar al pesao de turno a la vuelta de Pascua. Hoy, se me cae la cara de vergüenza al imaginar lo que habrá sentido esta mañana esa chica que, en honor a la verdad, tendría que haber salido corriendo al aparecer mi persona en su campo de visión.

Y diría aquello de "no vuelvo a beber en la vida", que en verdad sabia decisión sería, pero como digo no es el alcohol, soy yo. O somos los dos. Pero el que tiene que cambiar soy yo. Tengo en mi mano doce minutos de lo que no quiero ser, un vídeo en el que en lugar de verme a mí veo a un gordo borracho y ridículo con voz de gilipollas diciendo estupideces y dando la nota. Y no puede volver a suceder. Nunca más.


Pero oigan, no todo es tan tremendo, aunque estoy constipado y me espera una tardecita toledana. Porque he introducido una mejora en A2050, podéis ver en la columna de la derecha cómo el apartado de Últimos desacuerdos es ahora mejor que nunca: registra hasta diez (por cinco de antes), el autor y el post, y evita dar también el principio del mismo, que era bastante poco estético.

Por otro lado, por primera vez hemos alcanzado más de veinte respuestas a un post, la gente se va animando con la poesía (sensacional la última coplilla de lunari) y las explicaciones que rodean al verbo "pasar" resultan de lo más acertado. Vamos, que parece que el blog tira, que va hacia alguna parte y que, lo mismo que me quejo cuando veo pocos comentarios, toca agradecer cuando veo que la cosa marcha.

Pasadlo bien.

16 comentarios:

ardid dijo...

Ahora me toca ser tú jeje:
Tuviste un día idiota, como me dijiste el otro día. Yo, como conocedora del tema, te digo que no te preocupes.
Y además, que todos o casi todos hemos tenido uno de esos días en los que el alcohol ha hecho estragos...y en fin, de los que no nos sentimos precisamente orgullosos.
Espero y confío que mañana lo veas de otra manera :)

Un beso!

P.D Tú estarías mal ese día, pero anda que grabarte también ¿nO?

Girl From Lebanon dijo...

Todos hemos pasado por situaciones así de vergonzosas. No te tortures, estoy segura de que no eres ni la mitad de patético de lo que a ti te pareció.
De todas formas, a veces es mejor vivir en la ignorancia.Bss.

NUT dijo...

Nunca me he visto en una situación parecida,y no sé lo que se siente, pero pienso que de todo se aprende.

Sandra dijo...

Bueno, enhorabuena por los 21 comentarios... la verdad es q da mucha alegría.

Y lo de la cogorza, el ridículo y el posterior bochorno, creo que todos alguna vez en nuestra vida hemos pasado por ahí. Vale q tu te llevas la palma con el video, jajaj q mal ( perdona q me ria, pero es q solo de imaginar como se te habrá quedado el cuerpo, me parto!!)... En fin no pierdas la esperanza de q el tiempo todo lo cura, en tu caso... q el tiempo haga q se olvide.

En una ocasión, tmb grabamos a un amigo con el móvil, haciendo el mayor de los ridículos de su vida, y como los humanos somos así de cabrones, no te imaginas lo q nos hemos reido a su costa... no hace falta decir el cabreo q pilla el susodicho cada vez q mencionamos el video. Jaja... vale vale, perdona de nuevo, no se si esto te ayuda o te hundirá más en la miseria. En en fin mejor me cayo ya... jajajaja :P

Muakkk

Soboro dijo...

Lo bueno de ser humanos es que somos imperfectos y eso nos hace más interesantes y más divertidos. A tí que te gusta tanto la ciencia ficción, ¿preferirías un mundo de hombres alfa (perfectos genéticamente y que no aporten problemas)?. Seguramente no. De todas formas siempre puedes justificar que estabas bajo los efectos del alcohol. Peor es fastidiarla (vulgarmente y más expresivamente "cagarla") estando sobrio. Esto me ha pasado a mí y mientras lo recuerdo, me río de mis cagadas.

Alas al viento dijo...

De nada.

Besitos

Jorge dijo...

De esto sé un rato, ya verás como pasará. No creo que seas del tipo de gente que le anima al comentario, pero todos quienes te han dicho que todos, tarde o temprano, pasamos por lo mismo tienen razon.

Ves con más cuidado la próxima vez. Eso es todo ;)

nenita dijo...

A veces es bueno vernos desde fuera y darnos cuenta de cómo somos realmente (con alcohol o sin él)... es desagradable, vale, pero puedo ayudarnos a cambiar, que es lo que importa...

Besitos!

Kane dijo...

Como se suele decir, en tus manos está que no vuelva a suceder.

¿Estás malito? Ya somos dos. Quizás lo cogimos en el cine, vaya usted a saber, o en el centro comercial.

En fin, ánimo, que ya es viernes. Me voy a dormir. Por cierto, muy práctico el cambio, la verdad.

lunari dijo...

Que el video te parezca bochornoso
es el mejor antídoto contra el exceso de bebida.

Felicitaciones por la cantidad de respuestas al post y muy acertadas las mejoras de Ultimos Desacuerdos.

Gracias, me alegro que te gustara la coplilla.

Sos mi inspiración.:D

Sandra dijo...

Feliz finde guapo, y si sales y vas a beber, acuérdate del vídeo!! jajaja

Muakk

Octavio dijo...

Peor que la borrachera
es que te graben la escena.
Que lo primero se pasa
y lo segundo se queda.

O sea, la próxima vez, si la hay, procura que nadie lo grabe; al menos, así no tendrás (tantos) remordimientos.

Ro dijo...

A ver "marchoso"... no te voy a explicar como funciona esto de los blogs, mejor descubrelo tu mismo y no pilles ninguna rabieta cuando llegues a la realidad vanidosa.
Lo mejor de la experiencia, es q eres consecuente y no le echas la culpa al alcohol, como ocurre en la mayoria de los casos. El estar borracho (muy bien dicho por tu parte) no justifica ningun comportamiento. Ahora toca ponerse las pilas y no llegar al punto oscuro de la noche. Llevo mas de diez años viendo lo q ocurre desde detras de la barra y la gente es patetica con la excusa del alcohol.
Suerte con lo q no quieres ser.

chiisana dijo...

Siempre nos queda aprender de nuestros errores.

Me alegro que el blog vaya bien ^^-

ardid dijo...

A ver si te gusta el regalo que te dejo en mi blog...

Un beso!

C. dijo...

Todos tenemos momentos. Momentos de los que "arrepentirnos", con o sin alcohol. No por ello debemos sentirnos ridículos. Pero no está mal, de vez en cuando, ver lo que no queremos ser para cambiarlo.
De todas formas, permíteme discrepar un poco: no creo que, desde fuera, generaras una imagen tan horrible como la tuya desde dentro.