23/4/08

Día del Libro

Vale que, fuera de Catalunya, nunca nadie hiciera demasiado caso a eso del libro y la rosa pero, aún así, le extrañaba mucho a Lola que la moda de comprar libros en el Día del Libro, fíjense ustedes qué atrevimiento, no hubiera sido todavía criticada, denostada y perseguida, como todas las demás. Será que, pensaba ella, regalarse cosas cierto día de febrero por el mero hecho de quererse es algo frívolo, que hacerlo en pleno diciembre, ¡uf! insolidario consumista pero, eh, la literatura mola. Comprar libros es guay. Eso pensaba que pensaban.

Pues no. Le costó a la masa reaccionar pero al fin lo hizo, o es que ella no se dio cuenta hasta el año 2008. Pero sí, por fin, comprar libros el 23 de abril ya está mal visto por los grandes entendidos y los que lo hacen, dicen, durante todo el año. ¿Quién se quiere ahorrar un miserable 10% cuando pueden clavarle 100€ por media docena de libros? Al lector empedernido nunca debe importarle lo que le cobren por un libro, al contrario, cuanto más pague mejor. No sabéis lo que eso infla el currículo:

- ¿Cuánto te has gastado este año en libros?
- Mil euros.
- ¿Sólo?

Y bueno, tal vez este microdiálogo no lo oyera nuestra Lola en vivo y en directo, porque ella se ha dado una vuelta por el centro de Valencia al salir de clase, a fin de procurarse algún librito, mientras que estas personas, en el Día del Libro, se quedan en casa. Leyendo, damos por hecho. ¿Cómo van a mezclarse ellos con la gentuza que únicamente compra hoy, y solo porque se siente impelida a ello? Si es que con los iletrados no se puede mezclar uno, no vaya a ser que se nos pegue algo. Hasta se creerán lectores por comprar el bestseller de turno dos euros más barato. No, mejor mañana, que las librerías ya están desiertas y tenemos a la dependienta en exclusividad como nos gusta.

Por cierto, al final Lola no ha comprado nada: no encontró lo que buscaba.

15 comentarios:

Sandra dijo...

Buenos días, buen chico, actualizando!! :P

Mira a mi lo del día del libro, pues q quieres q te diga, yo compro libros todo el año, y lo mismo me compró uno de bolsillo q me cuesta 5 euros, como uno todo encuadernado monísimo él, y q me soplan 30 €. Lo del día del libro, al final, como todo en esta vida, se convertirá en algo meramente comercial, si es q no se ha convertido ya. De todas formas yo ayer no compré ningún libro, pero sólo porq no vi ninguno q me apeteciera comprar, si no, ya te digo q lo me hubiera llevado a casa.

A pasar un buen jueves!.

Alas al viento dijo...

A mí me encanta leer y me parece que cualquier día es bueno para ello pero no me lo puedo permitir. No me parece mal aprovechar ese descuentito.


Besos.

Girl From Lebanon dijo...

El otro dia oí decir a Gelman, reciente premio Cervantes, que a él le leian "lectores", no "público", que el "público" son, resumiendo, los que compran la literatura comercial...tocate los cojones. Si no eres un intelectual que lee poesia, aunque leas eres un ignorante? se autoexcluyen ellos solos. A ver ahora que se hinchará a vender despues de su premio, que le parece que el "público" compre sus libros...Bss.

Juan Antonio, el.profe dijo...

Comprar libros está bien siempre... siempre que se lean. Hay que leer, leer y leer. Si tras mucho leer uno llega, qué se yo, a Basho o a Borges, pues mejor que mejor. Si no, tampoco se va a hundir el mundo. Hay intelectuales que se la cogen con papel de fumar, cielos.

Soboro dijo...

En Sant Jordi se venden libros con la estrategia psicológica de relacionarlo con algo bueno. Mira, una rosa. Pero seguro que la intención de leer algunos libros se marchita con la misma rapidez que la flor.

didac dijo...

eke ser especial i inteligente es in en contra de las masas.....ke ignorancia tan grande !!!

lo bueno bueno bueno al final le llega a las masas es inevitable y es bueno !!!
muxo mejor ke el capitalismo se base en la venda de libros ke no en la venda de armas ..no¿
a kuidarse lola

Kane dijo...

Yo nunca compro libros el 23, ni me acuerdo ni suelo tener tiempo o ganas de salir. xD

Es preocupante que hables de ti en tercera persona y en femenino. XDDDDDDDDDDDD

X dijo...

Mmmm... un poco extraño que lo digas hoy, y no en cualquiera de las doce ocasiones anteriores, ¿no?

Además, yo sí me compré un libro ayer. :-)

Kane dijo...

Me nació decírtelo ayer. :P

ardid dijo...

¿Hablas de ti en tercera persona y en femenino? jejeje
Bueno sea como sea Lola mola :)
Se la echaba de menos...


Un beso!

Alas al viento dijo...

LA oscuridad que me da miedo es la de fuera así que voy por buen camino. Además creo que si se brilla por fuera algo te contagiarás por dentro, no?

Bss

nenita dijo...

Visto así, Lola tiene razón: es igual que San Valentín o Navidades... yo compro libros siempre, todo el año y si compro alguno en San Jordi no es por el descuento (que ya ves tú, con lo que te ahorras ni para una bolsa de pipas!), sino porque me parece una tradición preciosa. El libro, la rosa y toda la leyenda que va detrás... es genial!

Pero claro, si nada de lo que veo merece la pena, pues no.

Besitos!

Zurda dijo...

Los que van de entendidos por la vida son los que menos saben.

Dids dijo...

a mi el detalle de un libro y la rosa me parece muy bonito... justamente he estado en barcelona estos dias y la rosa (embalsamada, preciosa) y el librito han caido quizá en otro memento y en otro lugar hubiera comprado lo mismo, igual no... pero me gustó seguir una tradición más...

Y al que le guste leer que disfrute, al que no, (por mil excusas diferentes) que pruebe porque es increible... y aquí para mi acaba la discusión...XD

Bendito poder el de la imaginación lectora!!

C. dijo...

Para esto sí soy muy mainstream (ya, ya sé que para otras cosas también). A mi me gusta leer y comprarme libros, y lo hago cualquier día del año. Generalmente, cuando no tengo nada que leer y encuentro algo que me gusta o me llama la atención. Pero el día del libro, entre los descuentos y las ferias que montan, en las que hay cosas más baratas o de segunda mano, siempre miro. Me gusta ese día. Si no encuentro nada, no me lo compro, pero la rutina de dar un paseo, antes por el parque las Meanas y ahora por el Retiro, yo sola para que nadie me meta prisa, me gusta.