3/1/08

Rincón del lector (enero)

En primer lugar, aprovechando este mínimo espacio autoconcedido para hablar con cierta libertad, quiero desearos un feliz 2008 a todos y bla bla bla. Dicho lo cual, hay un tema que me preocupa ligeramente y es el bajo número de comentarios que observo entrada tras entrada. Claro está que, como bloggers, siempre queremos más y, teniendo en cuenta que todo lo que se escribe se hace con ánimo de ser leído, el principal enemigo de un blog, desde mi punto de vista, es que el autor se rinda ante la sensación de estar hablando para las paredes, o para un par de personas nada más. No os pido con esto que comentéis siempre, pero... yo soy de los que lo hace. Y, a diferencia de otros blogs que pudiera haber tenido, en Atlantis 2050 no tengo constancia de quién entra cada vez; el único modo de sentirme respaldado, en este sentido, es a través de los comentarios.

Por ello, también es justo decir que en parte lo siento así, y quiero agradecer públicamente la entrega de los habituales y más especialmente si cabe la aportación de esas personas, bloggers todos ellos, que pese a no pertenecer a mi círculo de amistades más cercanas han dejado -y espero sigan dejando- su granito de arena. Es muy agradable sentir esa expansión de lazos.

Y después de esta pequeña introducción, vamos con la primera sugerencia que ha llegado al e-mail que tenéis a la derecha: Un miembro activo de A2050 propone que, en las conversaciones, diferencie con colores las líneas de diálogo de los distintos personajes, para una mejor identificación. La verdad es que, aunque suene tópico, me alegra que me hagan esta sugerencia, porque no es un tema que haya pasado por alto. Lo cierto es que, sin embargo, en principio no creo que vaya a hacerlo.

Y eso que es incuestionable que sería menos difícil perderse si cada personaje en cada historia tuviera su propio color pero, por un lado, esto no es en absoluto necesario cuando son diálogos relativamente cortos y, por ello, van acompañados de sus pertinentes acotaciones como "dijo Lola", "terció Lorena", "contestó X". Y, por otro lado, cuando no es así -cosa que creo que ha sucedido en tres ocasiones-, o son diálogos en el sentido estricto de la palabra -esto es, en los que únicamente participan dos personas y cada nueva intervención solo puede deberse al interlocutor del primero- o, como en el caso del post que despedía el año, se ha buscado deliberadamente ese efecto caótico, para trasladar al lector el ajetreo de las horas previas a un evento de tales características. Supongo que en parte se ha visto cumplido ese objetivo.

Ello no obstante, tened la certeza de que en el futuro buscaré nuevas alternativas por si llegara a hacerse imprescindible clarificar los diálogos, aunque también diré que de momento estoy satisfecho con el resultado de los que eran un poco menos cristalinos, pues la intención de un texto, de la naturaleza que fuere, siempre debe prevalecer.

Aparte de esto, he recibido algunas nuevas preguntas y comentarios en el correo (entre ellos, Vengador insistiendo en su teoría de la conspiración), aunque confío en que muchas de ellas serán de algún modo contestadas con el paso del tiempo y el avance de las historias. Escudero me preguntaba por esos relatos fantásticos que "prometí" (las comillas son suyas) al iniciar este proyecto... Bien, tienes toda la razón, solo puedo deciros que la cosa está en marcha. Estoy "recopilando" (estas son mías xD) temas para no quedarme parado tras los primeros relatos, como les ha pasado ahora a las series USA con la ya famosa huelga de guionistas.

Esto no significa, lo dejo claro, que los esté escribiendo, porque otra de las cosas que "prometí" fue cierta frescura en los relatos. Digo esto a vueltas del mail de Cólico electrónico en el que, más que acusarme, me cuestionaba acerca de esa naturalidad que él no ve en ninguna parte. Lo cierto es que puede perfectamente ser responsabilidad mía, pero parece que aquí ha habido alguna confusión de términos.

Mi manera de escribir puede variar sensiblemente dependiendo de, para entendernos, la categoría para la que esté escribiendo, pero en esencia siempre escribo igual, y mi manera de escribir es esta. Dije que el contenido de este blog no sería "excesivamente meditado ni revisado" y que la intención acerca de los relatos era "escribirlos del tirón, (...) hacerlos en el momento, por decirlo así". Y eso lo mantengo.

Esto significa que escribiré sin grandes artificios y sin pensar demasiado las cosas, pero no que escribiré comedietas o películas de acción, porque francamente no es mi estilo, ni mi registro. Significa que no podría afrontar un blog como este si trabajara todo lo que en él aparece tanto como otros relatos que he escrito en mi vida (que, tampoco os penséis, hablo de tres o cuatro días), y si pudiera tampoco querría, porque lo que persigo, en definitiva, es levantarme un buen día, encontrarme un pensamiento, escribir con ello un relato y publicarlo de inmediato (ejemplo perfecto: Comida china), no el estar buscando ese pensamiento para poder escribir algo, o idear un relato, darle forma y pulirlo en una semana.

Pese a todo, me ha parecido una pregunta muy interesante, que me ha ofrecido la posibilidad de explicarme mejor -insisto en que en todo caso la culpa es solo mía- para que quede claro por dónde van los tiros en A2050. Que luego consiga o no lo buscado, es harina de otro costal.

Por último querría hacer mención a una pregunta que me ha llegado al correo pero que también se hizo eco en alguno de los comentarios de otros posts, respecto a la baja actividad que ha habido en diciembre. En cierto modo me gusta que se note, quiero creer que es una buena señal, pero no tenéis que preocuparos porque mi intención (parezco un político, de tanto "prometer") era bajar un poco el ritmo hasta consumir el año para empezar este 2008 con algo más de energía.

Y después de este larguísimo post resumiendo lo mejor de diciembre, os merecéis que me vaya despidiendo, no sin antes recordaros una vez más que tenéis la boca para hablar y los dedos para escribir: haceos oír. Tenéis el e-mail a la derecha. ;-)

9 comentarios:

Dids dijo...

el blog, tu blog,que me parece increible, tiene que divertirte, me alegro de que no lo sientas como una "obligación"... si no como imaginación si más...
así tendrían que ser todos.

Y de paso devolverte el agradecimiento por comentarme también a mi.

Esperemos que este 2008 venga cargado de muchas más historias...

Kane dijo...

Qué bonito este rincón del lector (y del autor). (:

Zurda dijo...

Puedes poner un contador de visitas (te buscaría la url del sitio donde lo conseguí yo cuando tenía un blog en blogger, pero ahora mismo no me da tiempo). Así sabes cuánta gente entra aunque no dejen su huella. Es más impersonal que los comentarios, pero así no hay admiradores fantasmas (no sabes quiénes son, pero sabes que están ahí :P).

Este blog cada día me convence más, y no me apetece ser un fantasma, así que probablemente dé la murga por aquí en más de una ocasión :)

Feliz año ^^

Eámanë Lúinwë dijo...

Bueno, pues me hago leer.
Veo que voy a tener que mandarte mis ganas de saciar mi curiosidad por e-mail para hacerlo más oficial, pero mientras escribo pienso que mejor no lo haré, que esperaré a ver qué nos cuentan Lola y los demás en 2008 y entonces, si creo que tengo algo que comentar o preguntar, lo haré.

Jo, sr. X, le admiro (L).

Alas al viento dijo...

Pues es la primera vez que me paso por aquí así que ya que veo que quieres comentarios (como todos, digo yo) te dejo mi sello.

Por cierto, estoy de acuerdo en lo de los diálogos.

Salu2

Maya dijo...

Hey Sidious!
Encantada de volverte a leer :D Excelente título y layout!

chiisana dijo...

Yo intentaré pasarme más a menudo, pero últimamente ni me conecto a los blogs -_-

Davife dijo...

¿Cada mes me llevaré el premio a la conspiración?

Alguno se lo podría llevar Acebes.

C. dijo...

Cuatro años después estarás convencido de que te leen más que las paredes. Y orgulloso, también. Debes estarlo. Pero no por el hecho de que te lean y comenten, sino porque eso significa que hay personas para las que merece la pena hacerlo. (Sí. Te pienso firmar en todas las entradas en las que tenga algo que decir que me lea a partir de ahora. Quien dice en las que tenga algo que decir, dice "en las que me apetezca decir algo", claro).