16/4/09

Death Calls [R]

El lunes, los periódicos pondrán una foto de un joven sonriente. Dirán que solo tenía diecinueve años, que iba a la universidad, que era muy querido. Que iba demasiado deprisa, o demasiado bebido, o demasiado colocado. Siempre es igual.

Odio los sábados por la noche. Estoy de servicio, sé que los jóvenes cogerán el coche y se irán a cualquier parte a pasárselo bien. Yo me sentaré en mi mesa, rezando para que esa noche no sea como todas las demás. Pero pronto, a las diez o las once de la noche, llegarán los primeros avisos. Algún herido leve, alguien que se libra de otra noche de tediosa fiesta. El turno parece no acabar nunca, sigues mirando el reloj, deseando que se dé un poco más de prisa. Y entonces suena el teléfono, son las cinco de la mañana y no necesitas cogerlo. Quieres salir corriendo, pensar que, quizá, si no contestas a la llamada resulte que nada ha sucedido.

Pero contesto, y me dicen que vaya a tal autopista, a cierto kilómetro. Y allí está, un coche volcado en la cuneta, o empotrado contra un árbol, o contra otro coche. Hace tiempo que trabajo como un autómata, de otro modo no podría soportarlo. Mi mente está en otra parte mientras extraigo la cartera del bolsillo de una de las víctimas y anoto su dirección.

Nadie sabe lo que es permanecer a la puerta de un hogar bajo el anaranjado y frío amanecer de una silenciosa mañana de domingo, esperando para decir a una familia que su hijo se ha matado en un accidente de tráfico. Trago saliva una vez, otra vez, sudores fríos por mi piel y vuelvo a desear estar muy lejos de allí. Entonces se abre la puerta y yo comienzo el maldito monólogo: "Buenos días, soy policía. Hace unas horas, su hijo ha sufrido un importante accidente...". Ellos me miran con atención pero no me escuchan, tampoco lo necesitan. Les estoy diciendo que su hijo se ha ido para siempre.

Diez minutos después estoy de vuelta en el coche intentando olvidar, maldiciendo a quien inventó los coches, las carreteras, el alcohol y las drogas. A quien me metió en la cabeza lo de ser policía. Y siempre es igual, una historia sin final que se repetirá en una semana.

Siempre es igual.

23 comentarios:

Mary Lovecraft dijo...

Primeeee

es que hay trabajos que son muy desagradecidos...pero alguien tiene que hacerlos

un beso majo

Esther dijo...

Menos mal que están esos policias, que aunque a veces traen malas noticias, salvan muchas vidas..

A mi me apoyaron cuando pasó lo de mi padre en plena calle, se pararon y eso es de agradecer, la verdad. Gracias a ti por tampoco olvidarte de mi aunque ultimamente no haya hecho muchas visitas.

besitos

Nanuck dijo...

Siempre tiene que haber alguien que haga el trabajo sucio, le guste o no le guste...

Un besico

Parsimonia dijo...

Pues sí, siempre igual. Hasta el día en que no haya coches por falta de petróleo o vayan a cuarenta por hora debido a la energía ecológica.
De todas formas siempre habrá un pozo por el cual tirarse, que también hay mucho loco que necesita los subidones de adrenalina.
Leo el comentario que he escrito y pienso que no estoy bien de la cabeza, aunque eso ya lo sabía.
Besos, guapo.

Anita Patata Frita dijo...

Hay que ser muy frio para superar esos momentos y que no se almacenen rostros en tu mente de la gente que ha ido pasando fin de semana, semana, dia, tras dia por tus manos.

:)

Girl From Lebanon dijo...

Tiene que ser dificil llevar una vida "normal" con trabajos como ese...

y tu...consigues que mi cabeza vaya a 1000 x hora mientras te leo...siempre pensando por donde vas a salir...:D

Bss!!

Julia dijo...

Siempre pienso en esto cuando veo a esos policías en las carreteras. Se me pone la piel de gallina cuando los veo con el semblante serio delante de un brutal accidente. Sinceramente, yo no podría.

Sandra dijo...

A ver, el trabajo del policia, o guardia Civil, es ingrato, y estan hartos de ver esas escenas, que por mucho q se repitan nunca se acostumbran. Pero tambien es cierto que ciertas personas ( jovenes ) son carne de accidente, vamos que los ves un sábado por la noche y sabes dónde van a acabar. Quizá si estuvieran ( mos ) un poco mas concienciados en eso, los cuerpos de seguridad del estado ( q bien me ha quedao ) no tuvieran que vivir esas escenas un fin de semana tras otro.

No llegué a contarte porque mi padre no quiere que me compré la moto, verdad??...

Sitos.

maba dijo...

por lo que sea...hoy no me ha llegado igual que otras veces..no sé.. como si te hubieras quedado corto..es un tema tan duro, tan doloroso

besos

xenia dijo...

Es un tema complicado, duro pero no solo lo sufren los policías, también los sufrimos los de mi gremio, cuando llega a la puerta de urgencias una ambulancia con jóvenes que mueren en el camino o entran en estado crítico, a nadie le gusta ni se acostumbra a certificar una muerte.

Nunca estaremos concienciados lo suficiente porque siempre pensamos que a nosotros no nos pasará, aunque la realidad sea otra.... nadie esta libre de nada.

Pd: he estado algo desparecida pero que sepas que el hecho de que no te haya comentado en el post anterior no significa que no te haya leído.

Besitos.

Yopopolin dijo...

triste y cruda realidad... siempre es igual...

y de lo unico que se trata es de cambiar mentalidades!! que triste!!

salu2

Ayla dijo...

Ay mi X, que me has puesto el corazón en un puño. Es una de mis pesadillas (y eso que todavía me quedan unos añitos para sufrirlo)

Muy real, por desgracia.

Lía dijo...

Estoy de acuerdo con Sandra, los hay que salen por ahí y solo les falta llevar escrito en la camiseta: Esta noche me estampo seguro. Muy triste.
Tengo un par de amigos que son Mossos y la verdad es que lo pasan mal, en una noche puedes llegar a ver mucha mierda junta y a la larga eso pasa factura.
Un beso X, he echado de menos tus letras estos días!

El extraño desconocido dijo...

Joer, pues yo tengo un amigo que ha empezado a trabajar hace na en una funeraria, y yo creo que eso es todavia peor. No tienen crisis, eso sí, pero no mola nada.

SOMMER dijo...

Maldita rutina. Esta vez, más que nunca.

Jorge dijo...

En primer lugar quería pedirte perdón, por que aunque sigo leyéndote con igual asiduidad, no he vuelto a comentarte. No te comento por pereza, para qué engañarnos, aunque no por eso has dejado tú de comentarme a mi.

Me ha gustado el de debajo, aunque este es más realista =)

Un saludo.

ampa dijo...

Estos trabajos son muy desagradables. Me acuerdo cuando mi ex hizo la prestacion sustitutoria o como coño se llame en la cruz roja que el pobre llegaba descompuesto de todo lo que veia.

Johan Bush Walls dijo...

En definitiva, el mundo es muy distinto de este lado del oceano, jamás pensaría que existe un policía como el del relato.

Pero que le hacemos la literatura es el reflejo del mundo en el que se vive.

Salú pue.

Ro dijo...

Q te pasa??? no tenemos tiempo??? este ya nos lo has puesto majete. Es una version mejorada????

myself dijo...

Al final hay que ser autómata como bien dices y aunque es difícil, hablo por experiencia, hay que intentar desconectar ya que al final te afecta muchísimo.
Un beso.

Zurda dijo...

Qué visión tan positiva de unas personas que, en la mayoría de los casos, para lo único que sirven es para alardear con su prepotencia sobre el resto de la población. Y que conste que, tarde o temprano, seré uno de ellos.

Pero sí, tiene que ser duro, cuando se tienen sentimientos.

didac dijo...

no puedo ponerte nada esta semana pasada en mi entorno ha pasado lo ke tu has contado ...

ale a pasalo bien

Sitopon dijo...

Vaya trabajo duro, aunque seguro que los malos momentos estos los compensaras con otros buenos.