14/7/08

La cita

Según parece era marzo de 2005 cuando escribí este relato con el que participaría en el III Certamen de Relatos Cortos de La Cámara de los Secretos. Todavía recuerdo el momento, tenía que ser sábado, en el que me enteré de que se estaba gestando el concurso y decidí que participaría. Para ello había de ser miembro activo de dicho foro, por lo que entré en el mismo simplemente como pretexto para poder concursar, aunque al final acabé quedándome y así hasta el día de hoy.

Si me dicen que hace más de tres años de todo esto, no me lo creo. Pero así es. El relato es muy corto, lo escribí en un momento y no se tarda nada en leerlo.


La cita

Mucho tiempo después, Horacio se acordó de Belinda. Quizá decir mucho es decir demasiado, pero para él, ciertamente, lo era. No recordaba la última vez que la había recordado.

Ya se sabe cómo son las relaciones. Los primeros meses siempre son los mejores. Luego llega la rutina, el acomodamiento, en muchos casos, el principio del fin. Paralelamente, cuando terminan, son los primeros meses los más duros, pero el paso del tiempo, por fortuna, se nota, y el dolor siempre acaba por hacerse más llevadero.

Eso debió pasarle a Horacio, que un buen día se dio cuenta de que casi había olvidado a Belinda. Cuando volvió a su mente, lo hizo sin sentimientos negativos. No había ningún reproche, no había tristeza ni lamento. Belinda, recordaba Horacio, era una de estas chicas que contagian la alegría. Incluso él, habitualmente gris y solitario, se había vuelto una persona diferente. Al menos, mientras duró.

Es inevitable, llegados a este punto, preguntarse por qué acabó una relación en la que sonaban campanas de boda, o eso decían. A veces hay motivos claros, infidelidades, incompatibilidad, exceso de tedio. Los hay que dicen “se nos acabó el amor de tanto utilizarlo”, cosa que a Horacio siempre le había hecho mucha gracia, por cuanto lo consideraba casi tan ridículo como falso. En su caso, no hay explicación alguna, simplemente llegó a su fin, y probablemente nadie se habrá preguntado el por qué tantas veces como él.

Sencillamente, un día Belinda se fue. Para ser honestos, su larga relación había atravesado momentos mejores, pero también peores. No estaban en crisis, no habían discutido últimamente. Si alguna cosa no iba bien, no daba la impresión de ser algo que no se pudiera superar. En líneas generales estaban bien, estaban a gusto, tenían planes de futuro, proyectos, pero un día Belinda se fue.

Lo cierto es que, al recordarla, a Horacio se le ocurrió que le apetecía verla de nuevo. Quizá su imagen le había insuflado de algún modo una dosis de optimismo, o bien simplemente le entró prisa por recuperar el tiempo perdido. No habían vuelto a hablar desde aquello, pero Horacio sabía donde podía encontrarla. Después de todo, Belinda siempre había sido una joven de costumbres. Le gustaba desayunar de pie y a intervalos, entre la cama y la ducha, entre la ducha y el vestidor. A veces, entre la cama y la cama.

Horacio había pasado todo este tiempo descuidado, sin rumbo. Adquirió ropa adecuada para la ocasión, se afeitó, se cortó el pelo. Incluso compró flores para Belinda, gladiolos, sus preferidas. Habría optado por algo más romántico, como rosas rojas, pero conociéndola, no valía la pena llevarle la contraria. Hoy iba a ser un día para ella, y el resto del mundo quedaba fuera.

Solían quedar en un café que daba a la plaza de las palomas, al salir del trabajo. Les gustaba el ambiente, en realidad le gustaba a ella. Él se dedicaba, principalmente, a satisfacer sus deseos. Y los suyos propios, que no eran otros que estar con ella. Hoy sería así de nuevo, volvería a estar con ella.

Pero el escenario, esta vez, sería distinto.


BELINDA WILSON MAZAS
1979 – 2004


Arrodillado frente a la lápida, Horacio pasó el resto del día junto a su amada.

19 comentarios:

shopgirl dijo...

Gracias por la crítica. Dura pero necesaria ^^U
La verdad es que, sea loque sea lo que yo sienta respecto a mis amigos y mi novio, para empezar no debí escribirlo, ya que es un flus, no es nada serio ni importante, fue solo un pensamiento estúpido.
La entrada voy a dejarla en el olvido, hagamos como si no hubiese escrito nada. Espero que ahora no me tengas por una mala persona. Solo soy una persona con serios problemas mentales ^^U
Para aclararlo te dire que lo que yo sienta por ese chico o por cualquier otra persona es curiosidad. ¿Qué habría pasado si...? Pero si estoy con mi novio es por algo, y tener esos pensamientos o incluso si hiciera algo para desquitarme lo unico que haría seria cagarla porque ya sabes lo que dicen: la curiosidad mató al gato.
Precisamente hoy me he dado cuenta de que estoy con la persona más adecuada, por mucha curiosidad que yo sienta por otras personas. Y sí, creo que le comenté esos accesos de curiosidad que tengo.
Te dejo, se esta haciendo de día. Mañana leeré tu entrada ;)

Soboro dijo...

Está muy bien escrito X. Me gusta mucho el primer párrafo.
Queda en el aire la idea de si Horacio la mató, que no se sugiere en ninguna parte, pero deja una puerta abierta para desconfiar del personaje.
Un beso.

Sandra dijo...

Hijo q hisotia más triste, y estoy yo ultimamente con el corazón dolorido, así q desde aqui te suplico q escribas una historia con final feliz, de esos q te llenan el alma de esperanza y el corazón de mariposas. Uysss q transcendetal me ha quedado :P

Un beso feo y feliz semana.

Ledicia dijo...

Me ha encantado el texto, pero !joe que mal final no?! prefiero los felices :P aunque sin duda es toda una reflexión sobre el día a día... tal vez mañana sea demasiado tarde...

Un besazo!

ardid dijo...

Romanticismo puro y duro¿no?
Me gusta...
Besos!!
Y esto...Horacio era el mismo de la otra vez? Mmm empiezo a ver similitudes xD

Ro dijo...

La tragedia, again. Llevo una sesion de blogeros tragicos... Muy bonito, si.
Mua

Casandra dijo...

Buen relato, X. Me ha gustado. Quizá tengo que reñirte por una cosa y es por el final tan negativo, que me ha puesto muy triste. Pero si lo pienso los finales de lo que escribo yo tampoco son siempre felices... Como la vida real, supongo. Escribes bien.

Un besote

NUT dijo...

Un relato muy triste...pero, como sigue siendo habitual, esta bien redactado...
El proximo alegre, please!!

Bss.

shopgirl dijo...

No, no te preocupes, no me he enfadado. Es solo que no me pareció una entrada apropiada para un blog publico.
Besitoss

ardid dijo...

Otra cosa más! Es que me gustaría poner lo de los últimos comentarios recientes como tú...que te quedan muy chulos ellos xDD Pero no sé cómo se hace O_O
Un saludillooo

Zurda dijo...

Muy bonito, y muy muy triste.

Casandra dijo...

X, si haces el meme de las 5 reglas de estilo os enseño un relato que escribí con 15 años con el que gané el premio del insti!! XD Una vergüenza a cambio de otra, JAJAJA. No disimules, sé que estás deseando hacer el meme de estilo!!!

X dijo...

Aclarado quedó, shopgirl. ;-) Por cierto, cuando hiciste tu primer comentario la entrada estaba recién salida del horno. :P

Soboro, diría que te has pasado de suspicaz, aunque quién sabe. Pobre Horacio, desde mi punto de vista no la mató él: sencillamente, un día Belinda se fue. Pero la puerta está abierta, como bien dices.

Ardid, mándame un e-mail para lo de los comments porque si no se me olvidará. :P
Conste que me has vuelto a dejar con cara de tonto con lo de Horacio, y eso no me gusta jajaja. Creo que el otro se llamaba Horatio, ahora que lo pienso. Pero sí, sospecho que es uno de mis nombres recurrentes. Ups.

Y a las demás, Sandra, Ledicia, Ro, Casandra, Nut y Zurda (vaya, hoy solo me leyeron chicas xD), qué más quisiera yo que (saber) escribir otro tipo de cosas. Es verdad que es triste, trágico, pero también, como decía Ardid, es romántico, o como dicen Zurda y Ro es bonito. De hecho yo siempre he reconocido la belleza en la tristeza, y aquí está. Por otro lado, no veo que este relato pudiera tener un final alternativo. Este era el único posible.

De todos modos sé que os ha gustado y eso, para mí, es más que suficiente: ¡es todo! Si os parece triste es muy buena señal en realidad. Me gustaría poder decir que el próximo será diferente, que tendrá un final feliz, pero sinceramente... no lo creo. :P

Ah, Casandra, creo que ese meme es demasiado para mí jajaja. Pero guarda ese relato que ya te aceptaré algún soborno. :P

Besos a todas.

lunares dijo...

Bon diaaaaa!! Ya estic per açi, joooo y lo primero que leo es un momento clinex!!!! a ver si el proximo que escribes es uno de esos de ...y fueron perdices y se comieron felices..
Molts besets

Sandra dijo...

Levanta el hongo setero de la cama a la voz de ya!!!... Aaaaro toda la noche en vela, y a la hora de levantarse no hay cristiano q lo consiga! :P

Nos días muchachito.

Yopopolin dijo...

corto, pero intenso...

Lo mejor es la manera de rematarlo. Aunque en los ultimos parrafos ya se intuia, es un final original donde los haya!!

Casandra dijo...

X, puesto que no quieres compartir con nosotros tus secretos de estilo (que egoista, te los guardas pa ti solo! XD) muestranos tu antiestilo mas aplastante!! En mi blogger teneis la convocatoria del concurso, ya me han mandado alguna que otra foto. Vas a flipar con mi look adolescente, un trauma os voy a crear como la copa de un pino!! XD Besetes!!

Moisés dijo...

Justo voy y lo leo hoy :D... despues de... lo de hoy.


Pd. Ya lo leí en su dia, bueno... 1 o 2 años despues, jajaja, cuando despues revisando en el foro mencionado, me leí algunos temas antiguos (el relato lo recordaba bastante)

Ayshane dijo...

Me ha gustado mucho la historia sobre todo el final que lo acabas muy pero que muy bien...

besitos