11/2/08

4 semanas

Omar era un año mayor que el resto. A diferencia de Lola, Glaucón, las pijas o alguna otra de las personas que habéis conocido, nació en 1989. No parece un dato excesivamente relevante, pero en 2008 lo era, porque había elecciones en España y la mayoría de componentes de esa clase de 2º no podría votar. Podían Omar y algunos otros, claro, todos ellos habían repetido algún curso, y los que hubieran nacido en los primeros días del 90, como Almudena o Núria. Y tampoco esto sería muy importante si no fuera porque en esta atípica clase tenían por costumbre ilusionarse por la cosa más estúpida. En este momento, el voto de Omar, el único, al parecer, todavía negociable, era poco menos que una cuestión de estado.

- ¡Mira, Lola! -dijo Glaucón en cuanto la divisó por el pasillo-. Me he comprado dos pelis por diez euros de nada.

- ¿En serio? ¿Cuáles? -quiso saber.

- Estas -dijo, tendiéndole una bolsa de El Corte Inglés.

Lola miró el contenido. Se trataba de Closer y La Boda de mi Mejor Amigo. Omar salía justo entonces del lavabo, y no pudo reprimir un comentario acerca de la etiqueta que ambas películas llevaban por sobre el precinto: "San Valentín: un regalo para ella".

- Oye, Glaucón -se burló-, ¿no se supone que tendrías que haber comprado una y una? O dos "para él", ya puestos, teniendo en cuenta que eres un tío y todo eso.

- No te enteras -se defendió-, las películas para tíos que había en esta promoción eran un poco lamentables, de acción y cosas así. Hasta habían puesto Destino de Caballero como "para él", aprovechando la coyuntura, supongo, aunque yo la veo más para chicas. En cualquier caso, el futuro está en el drama. Creo que siempre me han gustado más las pelis de chicas.

- A mí también -apuntó Lola, fingiendo seriedad.

- ¡Lo que hay que oír! -se despidió Omar-. Me voy a clase.

- ¡Pero si la de inglés nunca llega antes de y veinte! -exclamó Glaucón.

- Ya, pero no he hecho los ejercicios -contestó-. Te cojo la libreta, Lola.

- Eso, a ver si hay suerte y los encuentras -se burló. Lola nunca hacía los ejercicios de inglés.

Glaucón aguardó a que Omar se alejara para compartir las últimas novedades con Lola.

- Tía, ¿cómo va la cosa? ¿Somos una clase socialista o popular?

- Populares son las pijas, en todos los sentidos -arguyó Lola-. Si te refieres al signo político de la clase para el 9-M, la cosa está así así, con una pequeña ventaja para los de la crispación.

- ¿De qué habláis? -preguntó Sonia, salida de la nada.

- Somos una clase facha -lamentó Glaucón, con su dramatismo habitual.

- Y, ¿cómo lo sabes? -inquirió y, dirigiéndose a Lola, añadió- ¿Has sondeado a las pijas?

- Sí, estaban hablándolo esta mañana en el baño -respondió-. Obviamente votarán al PP, el padre de Almudena es promotor inmobiliario y, el de Núria, íntimo de Camps. Aunque allí parecía que fueran a votar todas, a juzgar por el énfasis que ponían.

- Pues como nosotros, y eso que no votamos ninguno -dijo-. Supongo que Omar votará en rojo.

- Creo que finge no interesarle -contestó Lola-, aunque ninguno lo creemos. De todos modos no hemos hablado gran cosa.

- Y los subnormales del chándal -apostilló la propia Sonia- votarán fijo al PP, pero además estos no por conveniencia sino por convicción, que es lo triste. Es verdad, Glaucón, estamos en una clase facha.

- Bueno, pero de ellos creo que solo dos tienen los dieciocho -corrigió Lola-, y también los tienen Jose y Pedro, los de la última fila, que como poco votan a Llamazares. Por ahí la cosa está equilibrada.

- Bah, ni siquiera sé para qué nos preocupamos -añadió Sonia-, si aquí menos de ocho años no gobierna nadie.

- ¿Cómo puedes estar tan segura? -exclamó Glaucón-. ¡El voto de Omar podría decidir el futuro de España!

- ¡Pero el mío no! -apostilló Sonia-. Entro, que no he hecho inglés todavía.

- Pídele a Omar mi libreta, si quieres -gritó Lola, mientras Sonia se alejaba.




(Continuará...)

5 comentarios:

Alas al viento dijo...

dentes...

Y sí, lo peor que puede hacer uno en la vida es ignorarse a sí mismo.

Un beso

ardid dijo...

Closer...Es magnifiquísima! Pues yo estoy con Glaucón. Menos Vandamme y más pelis drama! XD Que hay tíos sensibles claro que sí.Y eso no es nada malo.

Kane dijo...

¡Van Damme apestaaaa!

Votemos con cabeza.

Zurda dijo...

Todas las opciones son igualmente válidas. Decantarse por un partido político no significa que el contrario sea peor.

Aunque sí, estoy de acuerdo con Lola en eso de que las pijas votan al PP. Cada uno vota a quien más le conviene...

Ro dijo...

Y como te lo comentaria yo??? Me ha hecho gracia lo del primer voto. Yo ha sido el unico q he hecho y me cuesta un mundo mentir a mi padre diciendole q he ido a votar cuando no he ido, o inventando escusas de pq no he ido, pero me parece algo tan inutil. La verdad, q gane quien sea, pero por favor, sin mayoria absoluta.
Por cierto: vives conectado a la red cual enfermo terminal enganchado a una maquina???